Matricularse en el curso

Rubén Vázquez

Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Predictor Meteorológico autodidacta licenciado por la Universidad de La Vida. Creador de Meteovigo en 2009 y amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos desde los 4 años, después de vivir el ciclón Hortensia. Cofundador de iberomet.com, consultora y productora meteorológica y docente del Curso de Meteorología e interpretación de Modelos Numéricos en iberomet.es

logo de meteovigoLogo Iberomet 

 

El próximo fin de semana vamos a volver a ver un repunte de las temperaturas con valores muy superiores a la media.

Lo que está sucediendo este invierno nos demuestra que estamos instalados en un cambio acelerado en los patrones atmosféricos a gran escala. Lejos de ser eventos puntuales, las anomalías se están extendiendo por largos periodos y tienen signos muy distintos según la zona geográfica del planeta en la que observemos.  

Mientras la Antártida registra récords de temperaturas máximas, el Ártico registra la mayor cobertura de hielo marino de los últimos 10 años. 

En el Atlántico Norte una borrasca se aproxima al récord histórico de presión mínima central desde que tenemos registros.

En estos momentos Estados Unidos recibe una pulsación de aire frío que deja temperaturas muy por debajo de los valores medios, mientras que en Europa estamos recibiendo una pulsación que va a disparar las temperaturas a valores muy superiores a la media.

El próximo fin de semana vamos a ver como las ondulaciones del Jet nos vuelven a dejar bajo los efectos de masas de aire mucho más cálidas de lo habitual pare ser febrero. Esta semana tendremos descensos puntuales, pero menos incidencia de nevadas de la prevista hace unos días. 

Estas son las anomalías para el próximo fin de semana:

Extensión de nieve en el Hemisferio Norte

Seguramente pensarás que con el invierno que llevamos la capa de nieve en el Hemisferio Norte estará por los suelos.. pero nada más lejos de la realidad. Para que comprendas lo complejo que es el clima a nivel global, vas a ver la gráfica que confirma que no solo tenemos una buena extensión de nieve en el Hemisferio Norte, sino que está en valores muy por encima de la media:

 

La línea roja dibuja los registros de este año. Como puedes ver está muy por encima de la media. Estos datos pueden parecer contradictorios, pero no lo son. Tienes que entender que la tierra es mucho más grande que el Hemisferio Norte y dentro del mismo las zonas de latitudes altas o adyacentes son más reducidas. Que la temperatura en todo el planeta aumente, no impide que podamos tener zonas con mayor extensión de nieve.

Estos datos se hacen con medias, por lo que es posible encontrar noticias como que hemos tenido el enero más cálido y que la capa de nieve en el Hemisferio Norte esté muy por encima de la media, o el hielo marino del Ártico esté en los valores más altos que los últimos años. 

Es como si en España tenemos un verano muy cálido, salvo en Galicia, donde se registran temperaturas muy bajas con muchas lluvias. La media final del verano será alta, pero no impide ver titulares tipo "Galicia ha tenido el año sin verano". De hecho el pasado verano en Galicia fue lo más parecido a un "no verano", mientras en otros puntos del país se "cocían a fuego lento".

Avance del Cambio Climático Abrupto

Lo llevo diciendo años y lo sigo pensando. El clima es mucho más complejo que una media de temperaturas. Para mí lo más importante son los cambios en la circulación atmosférica como el Jet Stream. La forma en la que se distribuyen las masas de aire y los contrastes que alimentan los fenómenos adversos. No hay duda de que los extremos se están amplificando y que nos enfrentamos a tiempos convulsos, en los que el término abrupto va a ser el pan de cada año meteorológico. 

El próximo fin de semana febrero nos trae una nueva pulsación de aire cálido que disparará las anomalías. Pero como he dicho en los últimos artículos, no tengo la menor duda de que más pronto que tarde, la ondulación del Atlántico Norte remitirá, coincidiendo con un debilitamiento del vórtice polar, momento en el que pasaremos a la otra cara del Cambio Climático Abrupto con anomalías de signo contrario. 

Pronóstico para la Primavera

En los próximos días publicaré lo que creo sucederá durante la Primavera en España. Este año no es tarea sencilla, después de perder totalmente el hilo a la evolución del invierno, pero no es la primera ni será la última vez que me suceda. Lo importante es ser paciente, aceptar lo que la madre naturaleza decide y aprender hasta volver a coger el "hilo".

En los 10 años que llevo haciendo pronósticos a meses vista, he tenido momentos de aciertos y otros de estar muy lejos de lo que sucedía. Pero lo asumo como parte de la esencia de la vida, en la que hay ciclos y todo, absolutamente todo cambia. El secreto es como ya he dicho en más de una ocasión, saber adaptarse.

Es mucho más difícil cuando los cambios son tan abruptos, pero si uno pretende comprender y estudiar un Cambio Climático Abrupto, debe aceptar esto y nunca desanimarse. 

¿Ha sido un fracaso de pronóstico estacional para el invierno?. Muchos pensarán que sí, pero no, para mí ha sido un aprendizaje. Se aprende más cuando te equivocas que cuando aciertas. 

Estaré muy pendiente de la evolución de la atmósfera en las próximas fechas para ver si se produce el cambio abrupto de patrón en el Hemisferio Norte. Sobre todo el debilitamiento del vórtice polar troposférico y el regreso de las pulsaciones de aire frío sobre la Península. 

 

Un frente llegará el lunes de madrugada al Noroeste y el segundo podría llegar el próximo jueves.

Las ondulaciones del Jet Stream van formando las conocidas ondas planetarias o de Rossby. Estas ondas que se desplazan de Oeste a Este, llevan en su seno los centros de bajas presiones. Cuando la circulación del Jet es baja de latitud, los centros de bajas presiones pasan cerca de nuestro país, dejándonos bajo los efectos de sus jugosos frentes y chubascos. Cuando la circulación del Jet discurre por latitudes más altas, los centros de las borrascas pasan más lejos y por ende, los frentes llegan más debilitados. 

Si te fijas en el Jet podrás detectar las zonas donde se forman las altas y las bajas presiones. Las ondulaciones en forma de V delatan la posición de las vaguadas o centros de bajas presiones y la contraria, los centros de altas. 

La configuración que tenemos en estos momentos con índices de NAO y AO positivos nos va a dejar durante los próximos días una circulación del Jet más alta, por lo que las bajas presiones tan solo nos afectarán de una forma discreta al Norte de la Península. 

Las consecuencias de las ondulaciones del Jet sobre la Península

Hace unos días hablamos de la inyección de aire más cálido que vamos a ver este fin de semana debido a los ramales ascendentes del Jet:

Este domingo vemos en la zona de los Pirineos en el mapa de anomalías desviaciones positivas muy pronunciadas +12º que se extienden por buena parte de Europa. Si te fijas en la forma del Jet, verás como se ondula y detrás llega un ramal con trayectoria descendiente, que es el responsable del descenso de los termómetros y la llegada de lluvias al Noroeste. 

El lunes bajan las temperaturas y llegan las lluvias y previsiblemente las nevadas, aunque como comentamos en el último artículo, son plazos de más de 100 horas y dependiendo de lo pronunciada que sea la ondulación y la inyección de aire frío e inestabilidad, tendremos nevadas más o menos importantes. La última pasada del GFS las ha disminuido. 

Seguimos avanzando las ondulaciones del Jet, o mejor dicho, el se va a ir moviendo y lo que sigue ¿qué es? pues la ondulación contraria que forma las altas presiones:

El miércoles vuelve a dar el patrón del que tanto hemos hablado últimamente y el Jet se dispara en una ondulación ascendente frente a la Península que nos deja bajo los efectos de las altas presiones. 

Pero si seguimos avanzando, veremos como el Jueves las ondulaciones del Jet nos vuelven a dejar bajo los efectos de una nueva vaguada, que traería un nuevo descenso de los termómetros y aumento de las probabilidades de lluvia y nevadas al extremo Norte. (por confirmar)

Aquí vemos la ondulación en forma de V

Aquí vemos la vaguada que llegaría hasta el Norte de la Península, con un nuevo descenso de las temperaturas. 

Migajas ciclónicas

Mientras escribo este artículo soy consciente de que lo que analizamos son migajas de inestabilidad, que en el mejor de los casos van a rozar el extremo Norte de la Península, dejar algunas precipitaciones muy restringidas y veremos si se confirman las nevadas de los sistemas montañosos del Norte, que al menos mejoren la situación de las pistas de esquí. 

El invierno se está comportando de una forma muy anómala, con patrones muy llamativos en extremos de distinta naturaleza. El término medio ha desaparecido del día a día meteorológico. No hace falta que diga que el invierno ha estado muy alejado del pronóstico estacional. Pero pare mí está siendo un periodo de aprendizaje a los nuevos patrones que el CCA nos trae. La atmósfera está cambiando sus patrones a una velocidad de vértigo. Estamos en general en tiempos de cambios muy profundos y la regla básica de la vida es saber adaptarse. 

Me gustaría poder decir en este momento cuándo llegarán los cambios, pero en estos momentos siendo honesto no tengo esa respuesta. No veo en la dinámica nada que me haga pensar en que vamos a pasar a la otra cara del CCA, algo de lo que no tengo la menor duda que veremos más pronto que tarde. Posiblemente con nuevas desviaciones y eventos alejados de la normalidad estacional. 

Es tiempo de observar y aprender. 

Muy lejos de España. Los modelos trabajan valores de presión próximos a los 920hPa en sus últimas salidas. 

Que en España no estemos teniendo ni rastro de temporales importantes, no quiere decir que el invierno no esté trabajando a toda máquina. En Otros puntos de Europa han recibido verdaderos monstruos meteorológicos con olas gigantes y vientos huracanados. 

En estos momentos en el Atlántico Norte se gestan nuevos ciclones con datos e imágenes muy interesantes. 

En el momento de escribir este artículo (12:30h, 13-2-20), el ciclón que vemos por satélite tenía 945hPa. Pero en los próximos días se gestarán nuevos ciclones explosivos con valores de presión que no vemos todos los años. 

Esta es la animación de la última salida del modelo GFS donde se puede ver como el Atlántico Norte va a ser caldo de cultivo de poderosos ciclones que pueden llegar a alcanzar presiones mínimas centrales extremadamente bajas (920-925hPa):

El Noroeste de Europa se prepara para recibir un nuevo temporal durante el fin de semana. Nosotros de momento, lo vemos desde la grada...

Vamos a pasar de anomalías positivas muy marcadas el fin de semana, a un descenso que devolverá el invierno las montañas del Norte.

En pocas horas vamos a pasar de un extremo a otro. Pasaremos de la subida que comentamos para el fin de semana, a un descenso abrupto la próxima semana. 

Anomalías previstas por el modelo GFS para el próximo domingo:

Vemos desviaciones positivas en la zona de los Pirineos de más de 10º. En el resto de Europa también tendremos desviaciones positivas muy marcadas. 

Y la próxima semana se producirá un notable descenso que incluso llevará a la mitad Norte a valores por debajo de la media a partir del lunes:

Vamos a verlo en una animación para apreciar los bruscos cambios de colores rojos (anomalías positivas), a azules (anomalías negativas):

En Los Pirineos pasaremos de temperaturas muy por encima de la media, a una caída abrupta que devolverá el manto blanco según los modelos en estos momentos. También nevará en la cordillera Cantábrica según la última pasada del modelo GFS.

Hay que ser cautos con estos datos ya que son plazos superiores a las 100 horas, pero hay muchas probabilidades de que la próxima semana recuperemos al menos algo de "cordura" meteorológica en el Norte de la Península, aunque sea por ver unos termómetros más propios de febrero y la nieve en los Pirineos y cordillera Cantábrica. 

Una auténtica montaña rusa en la que de momento estamos más tiempo en las alturas, pero no tengo la menor duda de que la aparente tranquilidad se verá interrumpida en cualquier momento por la otra cara del CCA. 

Actualización en nuevo artículo: http://www.meteovigo.es/observacion/articulos/item/1180-analisis-de-la-evolucion-atmosferica-pendientes-de-dos-vaguadas-el-lunes-y-jueves.html 

 

Una pulsación llegará desde latitudes más bajas para volver a disparar las temperaturas muy por encima de los valores medios en nuestro país y buena parte de Europa.

Una nueva anomalía está comenzando a gestarse en aguas del Atlántico. En lugar de pulsaciones de aire frío, el mes de febrero parece querer dejarnos eventos del signo contrario, al menos en sus primeras semanas. 

Una pronunciada ondulación del Jet Stream "inflará" esta semana un nuevo centro de altas presiones desde el Atlántico. Quiero que te fijes cómo al llegar frente a las costas de la Península, el Jet se desvía, provocando una ondulación que da lugar a un centro de altas presiones con bastante movilidad. Durante el fin de semana las altas presiones ganarán sustento en altura (colores más rojos):

Este flujo de vientos nos va a arrastrar masas desde latitudes más bajas, lo que provocará un nuevo ascenso de las temperaturas. 

El resultado según la última pasada del modelo GFS es un nuevo repunte de los termómetros en nuestro país a finales de esta semana, con registros muy por encima de los valores medios. En otros puntos de Europa también sufrirán esta nueva pulsación anómala. 

El modelo GFS es contundente es su salida, de la misma forma que lo es el ECMWF

Los colores rojos nos dibujan temperaturas por encima de la media. Algunos registros estarán nuevamente muy por encima de los valores de referencia. 

No tengo ninguna duda de que estos patrones anómalos son la otra cara del Cambio Climático Abrupto y que en cuanto las piezas se muevan, pasaremos a extremos de naturaleza radicalmente opuesta. 

 

Al igual que el año pasado, el Jet Stream vuelve repetir un patrón de ondulación recurrente frente a las costas de la Península que nos deja bajo los efectos de potentes bloqueos anticiclónicos. 

En la temporada pasada comenzamos el otoño con nevadas tempranas y lluvias en amplias zonas del país, pero un bloqueo anticiclónico frenó en seco la dinámica inestable, para dar paso a un largo invierno de recurrentes bloqueos anticiclónicos. 

Si analizamos artículos del año pasado veremos como identificamos un patrón muy llamativo del Jet Stream frente a las costas de la Península. Mientras la mayor parte del Hemisferio Norte sufría la llegada de pulsaciones de aire frío importantes, nuestro país quedaba al margen una y otra vez, debido a los caprichos de la corriente en chorro, que parecía querer evitar nuestro país a toda costa.

Este año tardó más en aparecer 

Este año el otoño aguantó sin rastro de este patrón, con nuevas nevadas tempranas y lluvias históricas en zonas como Galicia. El inicio del invierno meteorológico comenzó con lluvias históricas en amplias zonas del país, con ríos desbordados y una recuperación de los embalses igualmente histórica en algunas cuencas. 

Posteriormente llego el famoso y también histórico temporal Gloria, con una configuración muy llamativa sobre nuestro país. 

A pesar de estos temporales lo cierto es que el frío y la nieve se han ausentado durante este invierno, dejando los patrones térmicos registros muy superiores a la media, no solo en España, sino también en el resto de Europa. 

Hay muchas cosas que analizar este invierno, muchas para aprender aunque no es tarea fácil, pues los patrones nos demuestran que estamos instalados en un Cambio Climático Abrupto que ha hecho de lo anómalo lo habitual. Un comportamiento errático que pone a prueba nuestra capacidad de predicción. 

Personalmente este invierno me vuelvo a encontrar con un patrón que ha vuelto a romper una dinámica que no iba mal encaminada durante el otoño. El patrón atmosférico estaba muy próximo al pronóstico estacional en muchas regiones del país, pero desde hace semanas las piezas se han movido para volver a terminar con un patrón extrañamente conocido. 

Ondulaciones del Jet Stream ascendentes frente a la Península. 

Hemos hablado en muchos artículos del Cambio Climático Abrupto y el aumento de los bloqueos en los patrones del Jet Stream. Un Jet Stream que en los últimos años ha aumentado sus ondulaciones, con un tiempo más errático y extremo. Pero además de un Jet más errático y ondulado, nos estamos encontrando con bloqueos de sus ramales durante largos periodos de tiempo sobre determinadas zonas del Hemisferio Norte. 

Bloqueos en USA Occidental

En California llevan muchos años con un tiempo muy anómalo que ha dejado largas sequías con temperaturas disparadas responsables de incendios forestales masivos. En esta zona del Hemisferio Norte se han repetido patrones del Jet stream que han dejado un tiempo mucho más seco de lo habitual. 

Bloqueos en la Península

En nuestro país hemos sufrido patrones de bloqueo similares durante los últimos años. La zona de Galicia y Portugal, al igual que California se enfrentó a una larga sequía, aunque no tan duradera, que dejó incendios forestales masivos además de temperaturas en otoño anormalmente altas. 

Al final de la temporada de huracanes estamos observando cómo algo casi habitual la llegada de ciclones tropicales muy cerca de la Península, incluso viendo como algunos se forman muy cerca de Galicia. 

Imagen de satélite de octubre de 2017 cuando el huracán Ophelia se acercaba a la Península con un ramal del Jet Stream que arrastraba masas cálidas desde latitudes más bajas. Esta configuración que se unía a un largo periodo anómalo de sequía y altas temperaturas, favoreció los incendios forestales masivos de Galicia. Altas temperaturas, baja humedad y vientos fuertes conforme los restos de Ophelia se acercaron a Galicia el domingo 15 de Octubre de 2017. 

Ondulación del Jet Stream el domingo 15 de Octubre y la forma de los restos de Ophelia embebidos ya en la circulación del Jet frente a las costas de Portugal:

Estos bloqueos de la circulación los hemos visto en los últimos años provocando anomalías muy marcadas, incluso en verano, con patrones que han dejado este último con una parte del la Península con temperaturas bajas y la otra con calor abrasador durante largos periodos. 

En Europa hemos visto otros veranos con bloqueos del Jet stream en modo ascendente, que han dejado altas temperaturas en países del Norte durante largos periodos, cambiando en poco tiempo el verde por el marrón en miles de kilómetros cuadrados.

Al mismo tiempo hemos visto en los últimos años como los ramales descendientes del Jet Stream han llevado poderosas olas de frío y nevadas récord, que han colapsado países como USA o zonas de Europa. 

Este invierno volvemos a ver un patrón similar al del año pasado

El hecho de que estas ondulaciones del Jet Stream se estén repitiendo esta temporada, es un dato que merece ser tenido en cuenta. Dentro de lo errático de esta nueva etapa climática que nos toca vivir, estoy convencido de que hay patrones que se pueden identificar y estudiar. 

Podemos ver un Jet muy recto saliendo del Terranova, pero al llegar a la altura de las Azores comienza a curvarse para trazar una ondulación ascendente, que desvía las bajas presiones y da lugar a un robusto anticiclón. 

Estos cambios en la circulación general están provocando patrones anómalos que cada vez se mantienen durante más tiempo. Es cierto que hace décadas ya teníamos días con desviaciones importantes respecto a la media. Pero en los últimos años estas desviaciones lejos de ser en momentos puntuales de las estaciones, se mantienen durante semanas o incluso meses. En las últimas semanas se han batido récords de altas temperaturas en numerosas regiones del país. 

¿Por qué se produce y cómo identificarlo?

La duda es por qué motivo el Jet tiene un patrón recurrente de bloqueo ascendente en sus ondulaciones frente a las costas de la Península durante periodos cada vez más largos. ¿Qué sucede en esta zona del Atlántico para que se curve el Jet con tanta recurrencia? ¿Tendrá algo que ver con la circulación tropical y su tendencia a interactuar más con el chorro polar? muchas más preguntas que respuestas en estos momentos y la misma proporción de ilusión por comprenderlas. 

Un de los retos de estos próximos años será para mí confirmar, entender y aprender a identificar el motivo por el que se instala en el Atlántico este patrón recurrente del Jet Stream y corta de forma abrupta una dinámica inestable. 

La pregunta en estos momentos del invierno es si este patrón se mantendrá en lo que resta de febrero, o remitirá de la misma forma abrupta que ha llegado para llevarnos a la otra cara del CCA. 

Estaremos muy pendientes de la evolución en los próximos días. 

Dejará un aumento de la inestabilidad por el Noroeste con lluvias y un descenso térmico en amplias zonas del país. 

En le mapa de temperaturas a 850hPa (1500m) de la salida del GFS podemos apreciar bien la pulsación de aire frío que provocará un aumento de la inestabilidad por el Noroeste de la Península. Sobre todo en Galicia. 

 

La atmósfera muestra signos de cambios en las próximas semanas, sobre todo los índices de NAO y AO.

La configuración actual en nuestro país recuerda mucho a lo sucedido durante el año pasado, cuando los ramales del Jet Stream se bloqueaban en una ondulación ascendente recurrente frente a las costas de la Península. Un patrón que además de dejar altas presiones nos inyecta masas desde latitudes más bajas. 

 

Los motores de la atmósfera (borrascas y anticiclónes) bombean las masas de aire en nuestras latitudes y dependiendo de cómo encajen las piezas, nos hacen llegar masas más secas, húmedas, cálidas o frías. En esta ocasión el Jet Stream, que es el que decide dónde se colocan las altas y bajas presiones, nos canaliza vientos desde latitudes más bajas, donde la radiación solar es mayor y por lo tanto el aire se encuentra a mayor temperatura. 

Por este motivo estamos teniendo unas temperaturas tan elevadas para la época del año. Este patrón nos recuerda que estamos instalados en el CCA con todas sus consecuencias. Habrá que estudiar por qué se produce esta ondulación recurrente frente a las costas de la Península que nos inyecta estas masas tan cálidas, al tiempo que nos deja bajo un potente bloqueo. 

Cambio en el flujo de vientos 

Como todo en la vida, la atmósfera cambia constantemente y lo va a hacer en las próximas horas a un flujo de vientos Atlántico que añadirá humedad a la columna de aire, provocando un cambio de tiempo en algunas regiones. 

Esto provocará un aumento de la inestabilidad por el Noroeste que dejará precipitaciones, sobre todo en Galicia. 

Esta pequeña pulsación de inestabilidad nos traerá además un descenso de las temperaturas que pasarán de valores muy superiores a la media a registros inferiores a la misma. 

Lo vamos a ver en la animación de anomalías del GFS:

La zona de colores azules que nos atravesará durante en fin de semana dibuja temperaturas por debajo de la media. Animación de Jueves a Domingo.

Es una situación transitoria, ya que seguiremos con el Jet ondulado con ramal ascendente a posteriori, lo que volverá a arrastrar masas desde latitudes más cálidas:

¿Cuándo puede cambiar la configuración?

Los grandes modelos llevan muchas salidas mostrando una tendencia muy plana, sin cambios importantes a la vista, incluso en plazos largos. Podríamos decir que los modelos en las últimas fechas parecían haber eliminado de sus parámetros cualquier indicio compatible con la llegada de un patrón invernal. 

Pero como he dicho en la naturaleza no existe una sola cosa que permanezca igual de forma constante. Todo cambia y la atmósfera no está al margen de esta ley básica de la vida. 

Algunos modelos ya comienzan a mostrar bloqueos más consistentes en latitudes altas para mediados de mes. 

Son escenarios muy lejanos de los que no podemos sacar conclusiones. Pero son simulaciones que plantean una evolución del vórtice polar troposférico más fragmentado, compatible con un desplazamiento de masas frías más próximas a nuestras latitudes. 

En las salidas de esta madrugada dos modelos han dibujado estos escenarios. El ECMWF y el GEM, europeo y canadiense respectivamente al los que se ha unido el americano (GFS) en su reciente salida. 

No son escenarios de entradas frías importantes, pero al menos es una rotura de los "moldes" de los modelos que parecían haber entrado en un "bucle anticiclónico" sin salida. 

Espero que estos lejanos y poco fiables escenarios que comienzan a dibujar los modelos, se conviertan en un escenario real más próximo al tiempo que corresponde a febrero. 

Los índices de AO parecen apuntar poco a poco en esa dirección con fuertes caídas. Un buen resumen de la meteo actual es el índice de AO con una montaña rusa brutal que se sale del gráfico para caer en picado. La palabra abrupto estará fuertemente ligada a la meteo en los próximos años. 

Veremos si los modelos dibujan durante el fin de semana una evolución favorable. 

Buenas noticias para el Ártico, la extensión de hielo marino es la más alta de los últimos años, aunque sigue muy por debajo de la media. 

La extensión de hielo marino en el Ártico es en estos momentos del invierno una de las más altas de los últimos 10 años, empatada con el 2013. 

Hay que recordar que al igual que sucede con la extensión de nieve y hielo en otros puntos del Hemisferio Norte como Groenlandia, se derrite y recupera constantemente, dentro y fuera del invierno. Lógicamente se pierde más extensión en verano y se gana en invierno, pero es normal ver cambios durante todo el año en escalas temporales cortas, como vemos en las líneas de colores (más abajo) que representan los años 2014 hasta el 2020. 

Esto quiere decir que dentro del mismo año o al año siguiente, los datos pueden empeorar o mejorar, al igual que el tiempo atmosférico está en constante evolución. Lo cierto es que la media de los últimos años sigue estando muy por debajo de los mejores registros humanos, pero inviernos como este en el que el vórtice polar ha estado muy fuerte y el frío se ha concentrado mucho en el Ártico son para tenerlos en cuenta, aunque esto haya supuesto que el aire frío apenas haya llegado a latitudes medias. 

Extensión hielo marino Ártico

Como vemos la línea azul del 2020, está por encima del resto de años, aunque aún está muy lejos de la media que marcan las líneas grises. 

Desde el año 2009 tan solo el 2013 alcanzaba por estas fechas una extensión similar a la actual, el resto se encontraba por debajo. No es un aumento ni mucho menos impresionante, pero sin duda es una buena noticia que el hielo marino en el Ártico muestre estas señales, aunque como comento su extensión sigue estando muy por debajo de la media. 

Puedes seguir la evolución de la extensión del hielo marino en el siguiente enlace: https://www.iberomet.com/es/extension-hielo-marino-artico

La evolución atmosférica no muestra señales compatibles con la llegada de un cambio de patrón, al menos durante la primera semana de febrero. 

Después de varias salidas de los principales modelos mostrando hace unos días el camino que nos podría llevar a una entrada fría contundente, los modelos han dado un giro brusco hacia un patrón radicalmente opuesto. 

Las altas presiones toman posiciones para estabilizar el tiempo en zonas donde en estos momentos llueve y nos inyecta masas de aire más cálidas desde el Sur. 

Si te fijas en las isobaras y recuerdas que los vientos giran en sentido horario en los anticiclones del Hemisferio Norte, entenderás este ascenso anómalo de los termómetros. Las masas de aire nos llegan desde el Norte de África, donde el sol incide con más energía en la superficie, lo que eleva la temperatura del aire que llega hasta nosotros por esta configuración.

En el último artículo comentamos que para que se cumpla el pronóstico es importante que el vórtice polar troposférico se fragmente, algo que nos suele anticipar los índices de AO. 

Lejos de bajar, la AO ha vuelto a dibujar ascensos que nos indican que el vórtice polar troposférico se va a mantener bien organizado, lo que minimiza las probabilidades de que seamos alcanzados por pulsaciones de aire frío importantes al inicio del mes de febrero.

¿Puede cambiar la situación?

Si algo tiene la meteo que me apasiona es que siempre tiene la última palabra. Por más que intentemos controlarla, ella siempre termina por imponer la ley básica de su existencia, que está y siempre estará por encima del hombre. En estos momentos con los modelos en mano, lo que podemos ver para la próxima semana es un claro dominio de las altas presiones con la entrada de algo de inestabilidad por el extremo Norte-Noroeste de la Península, que dejará algunas precipitaciones y descensos térmicos en estas zonas, pero en general los termómetros estarán en valores muy superiores a la media en los próximos días. 

El día 4 llegaría según el GFS el descenso que comentaba, sobre todo al extremo Norte.

Si volvemos a ver el mapa, observamos como el anticiclón en esta ocasión nos canaliza vientos desde latitudes más altas, donde tenemos menor radiación solar y por ende las masas de aire están más frías. 

Los vientos pueden soplar con fuerza en algunas zonas propicias como el valle del Ebro y en el estrecho. Las "pilas hidráulicas" (embalses) están bastante bien debido a las lluvias del otoño e inicio del invierno meteorológico. Con las que han caído en las últimas fechas hemos vuelto a sumar (línea roja). Es cierto que no todos los embalses están bien, de hecho no estamos en niveles medios precisamente por este motivo. 

¿Qué podemos esperar a largo plazo?

A partir de finales de la próxima semana la circulación ciclónica va a comenzar a impactar con fuerza en Europa Occidental, quedando en principio nuestro país al margen de los primeros envites.  

Es una configuración muy al límite con unos índices de AO y NAO que no invitan a pensar en un claro descenso de la circulación más al Sur a medio plazo, quedando nuestro país muy cerca de la contundente circulación zonal que va a provocar poderosos temporales en Europa. 

Nosotros vamos a entrar en febrero con un patrón muy alejado al del pronóstico estacional, aunque la circulación ciclónica muestra claros signos de aumentar su virulencia sobre el Oeste de Europa a partir del fin de semana que viene. 

Si la circulación desciende de latitud, nos "comemos" un tren de borrascas con todas sus consecuencias. 

De momento, los índices de NAO y AO no acompañan para ser optimistas, pero aún hay mucho margen para que la situación cambie. 

Los pronósticos a largo plazo

Cuando haces un pronóstico a largo plazo (semanas o meses vista), siempre tienes que tener claro que la atmósfera puede comportarse de una forma muy distinta a la que esperas, en ocasiones en ciertos momentos de la temporada y en otros durante periodos más largos. Cada vez que esto sucede, es una oportunidad para aprender más y admirar a la madre naturaleza. 

Dicho esto, sigo pensando que este mes de febrero el invierno tiene mucho que decir en nuestro país. Si estoy equivocado y finalmente febrero no muestra el patrón esperado, me quedaré con todo lo aprendido que servirá como base a nuevos pronósticos. 

Nuevos patrones

Esta temporada hay ciertos patrones que parecen decirnos haber llegado para quedarse, como la mayor interacción de las masas tropicales con la circulación general y las recurrentes ondulaciones del Jet Stream al Oeste de la Península, un posible patrón de bloqueo del Jet que ya hemos visto en años anteriores. Un Jet más ondulado favorece la interacción de la masas tropicales y polares, al tiempo que aumenta las anomalías tanto cálidas como frías. 

En zonas como el Oeste de USA, hemos visto en la década pasada largos periodos de bloqueo de los ramales del Jet, cambiando los patrones de zonas como California durante largos periodos. El verano pasado observamos como una parte de la Península no tenía verano (sobre todo Galicia) y otra se asaba, con temperaturas disparadas durante la mayor parte de la estación. En ambos extremos el patrón se mantuvo por el bloqueo de la circulación, cuando lo habitual es que se alternen patrones en periodos tan largos. 

Lo que quiero decir con todo esto, es que los cambios en el comportamiento del Jet Stream están modificando los patrones a los que estábamos acostumbrados. En la naturaleza una de las cosas más importantes es saber adaptarse a los cambios. Nosotros debemos comprender los nuevos patrones para poder anticiparnos mejor a su evolución. En nuestro país debemos esperar extremos de distinta naturaleza. 

Vamos a ver lo que nos tiene guardado febrero, suceda lo que suceda, seguiremos aprendiendo. 

Página 1 de 85