REGRESAR AL BLOG        Martes, 20 Noviembre 2018

Las anomalías del CCA; fase de transición para entrar en un periodo más extremo

¿Cual es tu valoración?
  Puntuado con:  4.58  de  5

 En estos momentos estamos en un periodo de transición a una circulación Atlántica más contundente

Todo está transcurriendo en gran medida como estaba previsto en el pronóstico estacional, con nevadas tempranas en los sistemas montañosos, récords de temperaturas mínimas en numerosos observatorios y lluvias torrenciales que han dejado numerosas pérdidas materiales y por desgracia personales. Las temperaturas se están disparando en algunos momentos, con registros muy superiores a los habituales. 

Llevamos años analizando los cambios en los comportamientos atmosféricos que se han ido amplificando en los últimos años de forma alarmante. Desde el año 2009 hemos seguido muy de cerca el aumento de los procesos de ciclogénesis explosivas en el Atlántico Norte, un síntoma que comenzaba a mostrar cambios en las interacciones de las masas frías de latitudes altas con las cálidas de origen tropical. Una interacción y contrastes más eficientes que han dado lugar a verdaderos monstruos meteorológicos. A día de hoy es más que evidente que estos procesos que dan lugar a borrascas más virulentas y dañinas son más frecuentes. En España hemos sufrido algunos impactos, pero en otros puntos de Europa hemos visto eventos mucho más frecuentes y violentos. 

Un buen aviso de lo que podemos llegar a ver en los próximos años, lo hemos visto el año pasado en las costas de Estados Unidos con la ciclogénesis explosiva que gestó el bautizado como "ciclón bomba". Una circulación más meridional con un Jet mucho más ondulado, que arrastra masas frías más contundentes a zonas templadas, gestando borrascas más explosivas y extensas. Los procesos de ciclogénesis explosivas se pueden dar en sistemas de mesoescala (reducidas dimensiones), o también en sistemas más extensos, con un radio de acción que consigue arrastrar enormes masas de aire asociadas siempre con sistemas de alta presión (anticiclones).

Tenemos en estos momentos diferentes indicadores en el globo que nos sirven como "termómetros" del avance del Cambio Climático Abrupto. (CCA) O por lo menos le sirven a un servidor. 

- Dentro de la variabilidad de los movimientos atmosféricos y sobre todo del Jet, vemos como en el Oeste de Estados Unidos está siendo asolado por recurrentes sequías y temperaturas muy por encima de lo normal, que dejan año tras año incendios forestales masivos. Esta anomalía es resultado directo del CCA y los cambios en la circulación del Jet Stream. 

- Aumento de la virulencia de las tormentas y sobre todo las granizadas de gran tamaño. Una circulación más meridional, favorece la interacción de masas frías con cálidas, generando desarrollos mucho más vigorosos y por tanto, tormentas más violentas. Este punto ha sido parte de la base de mi pronóstico para la primavera y el verano.

- Aumento de las ciclogénesis explosivas en el Atlántico Norte. Ya lo hemos comentado anteriormente.

- Amplificación de contrastes y extremos estacionales. Las estaciones ha cambiado y en los últimos años vemos como la primavera y el otoño han llegado casi a desaparecer. Del mismo modo vemos como las olas de calor y de frío son cada vez más extremas, batiéndose récords históricos tanto de temperaturas máximas, como de temperaturas mínimas y nevadas, en este último caso ya en una fase más avanzada del CCA en la que comenzamos a adentrarnos. 

- En general, los síntomas más evidentes del inicio de un Cambio Climático Abrupto son la persistencia durante años de anomalías muy marcadas que lejos de ser eventos puntuales o aislados, se suceden, con una clara amplificación con el paso de los años, tal y como está sucediendo. 

En el pronóstico estacional de este año dije que durante este Otoño/invierno el avance del CCA será mucho más evidente y de momento la atmósfera está mostrando sus intenciones, principalmente en lo que a lluvias torrenciales en el Mediterráneo se refiere. Aunque también vemos eventos en zonas menos habituales como el episodio de Viveiro.

Este tipo de eventos inesperados, que incluso con los mejores modelos numéricos en la mano, y una buena observación, son muy complicados de pronosticar, nos tienen que valer para abrir los ojos. Las fuertes tormentas que comenzaron en primavera después de uno de los inviernos más fríos y nivosos de los últimos años, y que continuaron durante el verano, han dado paso a recurrentes episodios de lluvias torrenciales, que incluso han ido acompañadas de tornados, dejando a miles de personas sin suministro eléctrico en Menorca. Extremos meteorológicos que llegan después de una de las sequías más contundentes de las últimas décadas que llegaron a provocar incendios forestales masivos en la mitad occidental de la Península. Muy lejos de lo que sucede en California, pero con ciertos rasgos coincidentes que no se pueden pasar por alto. 

Medidas para minimizar los impactos

Ya he mencionado en artículos pasados algunas medidas que pueden ayudar a minimizar los efectos del CCA, sobre todo en lo referente a revisar las zonas con riesgo de inundación. Posiblemente el cauce de muchos ríos no esté en condiciones de soportar una lluvia torrencial como la registrada en Viveiro, por falta de limpieza o por una mala canalización. Pero si en los últimos 200 o 500 años la localidad no ha sufrido un evento torrencial, posiblemente nada haga pensar que puede suceder lo que hemos visto en Galicia. 

Precisamente a estas cosas me refiero cuando hablo en mis artículos de que tenemos que adaptarnos y tomar medidas ante el CCA. Eventos torrenciales tan locales como los de Viveiro son más propios del Mediterráneo, pero los cambios en los patrones atmosféricos nos están llevando a situaciones mucho más extraordinarias y difíciles de pronosticar y controlar. Muchas personas pueden pensar que los avisos de AEMET o MeteoGalicia han fallado en Viveiro, pero las respuesta es mucho más compleja, ya que como he mencionado, este tipo de eventos tan localizados que se disparan con la ayuda de la orografía, son muy complicados de pronosticar. Lo es más aún en el escenario actual, en el que los cambios en la circulación atmosférica están cambiando los patrones meteorológicos tanto a gran escala como a escala más local. 

Por todo esto, creo que debemos tomar medidas preventivas para minimizar el impacto de los fenómenos meteorológicos extremos. Aunque seas el alcalde de una población que nunca ha visto su río desbordado, mi consejo es que en la medida de lo posible, revises el cauce del mismo, sobre todo ante la presencia de material que pueda actuar como presa natural, potenciando una posible riada. No esperes a que sea la naturaleza la que lo limpie, pues el precio a pagar puede ser mucho más alto. 

¿Qué está sucediendo en estos momentos en la atmósfera?

La pregunta que está en el aire en estos momentos es qué está pasando en la atmósfera, hacia dónde se mueven las piezas y qué podemos esperar en las próximas semanas. 

Bajo mi punto de vista estamos en un momento de transición en el que las posiciones de los actores meteorológicos se mueven en cada salida de los modelos. Un buen indicador de lo que está sucediendo es ver como los valores de los índices de AO marcan una caída brusca que por momentos parece querer salir de la gráfica. 

Lo que podemos esperar en las próximas semanas, es un restablecimiento de la circulación Atlántica de Oestes sobre Europa, con un largo recorrido temporal que debería dejar abundantes lluvias en la fachada Atlántica. La Península recibirá nuevas borrascas Atlánticas, que dejarán lluvias que pueden ser particularmente intensas en Galicia, donde aún no hemos comenzado el patrón persistente de lluvias Atlánticas que espero. 

Podremos ver la gestación de profundas borrascas camino del Oeste de Europa, algunas gestándose de forma explosiva, con importantes vendavales e intenso oleaje. 

Seguiremos muy atentos las actualizaciones de los modelos numéricos en los próximos días en busca de la confirmación de estos pronósticos. 

 

Visto 5656 veces Actualizado por última vez el Martes, 20 Noviembre 2018 19:20
Si te ha gustado ayúdanos a difundirlo :)

Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Creador de Meteovigo en 2009 y amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos desde los 4 años, después de vivir el ciclón Hortensia. Cofundador de iberomet.com, consultora y productora meteorológica. 

logo de meteovigo 




Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 / 2000 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 2000 caracteres
Extensiones Restringidas Extensiones Permitidas: bmp, csv, doc, gif, ico, jpg, jpeg, odg, odp, ods, odt, pdf, png, ppt, rar, txt, xcf, xls, zip 0 / 3
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Chinchetas

  • No se han encontrado comentarios

¿Te gusta lo que ves?

Close

!Ayúdanos a difundir nuestro trabajo!