Matricularse en el curso

Rubén Vázquez

Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Predictor Meteorológico autodidacta licenciado por la Universidad de La Vida. Creador de Meteovigo en 2009 y amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos desde los 4 años, después de vivir el ciclón Hortensia. Cofundador de iberomet.com, consultora y productora meteorológica y docente del Curso de Meteorología e interpretación de Modelos Numéricos en iberomet.es

logo de meteovigoLogo Iberomet 

 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

El volcán ha hecho erupción este domingo día 12 de enero, enviando partículas a la estratosfera, lo que tiene consecuencias en la evolución atmosférica a pequeña, e incluso en ocasiones a gran escala. Las partículas, una vez alcanzada la estratosfera, se pueden mantener durante largos periodos gracias a los vientos horizontales de la misma, extendiéndose a otras zonas del planeta.

No estamos hablando en este caso de una erupción con grandes consecuencias sobre el clima global a priori, pero es una muestra de la naturaleza de su capacidad de cambiar las cosas si lo desea en muy poco tiempo. 

El Volcán Taal permanece bajo el Nivel de Alerta 4, lo que significa que una erupción explosiva peligrosa es posible en cuestión de horas o días según el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Phivolcs).

 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

La borrasca que se aproxima al Noroeste de Europa en estos momentos, alcanzará valores de presión inferiores a los 940hPa. No vemos todos los inviernos borrascas tan próximas a Europa con estos valores mínimos de presión. 

 

(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)

Las pulsaciones de inestabilidad regresan la próxima semana con nuevos temporales en Galicia.

La dinámica atmosférica comienza a mostrar claros síntomas de cambio de patrón. El vórtice polar troposférico se deforma y pierde organización a partir de mediados de la próxima semana, momento en el que las pulsaciones de aire frío comenzarán a descender con más contundencia a latitudes medias. Lo podemos ver en la animación a nivel hemisférico del modelo GFS con la altitud geopotencial:

Podemos ver como los colores violetas que representan las zonas con una altitud geopotencial más baja, debido a la presencia de aire más frío y pesado, nos sirve para hacer una "radiografía" del vórtice polar troposférico y su estructura. Cuanto más compacto y organizado esté, menos aire frío deja llegar a nuestras latitudes. En este caso comienza la animación de los próximos días muy compacto, pero vemos como se va separando, quedando dividido en dos y descendiendo una parte por el Atlántico Norte. 

Los bloqueos regresan

Si te fijas en la zona de Groenlandia, verás como el ascenso de masas más cálidas desde latitudes medias, provoca el regreso de un bloqueo.

Es uno de los factores pero no el único, ya que las altas presiones subtropicales deben permitir que las pulsaciones alcancen la Península. Por eso a menudo nos referimos a la atmósfera como un gran puzzle meteorológico en el que las piezas deben engranar para que se den determinados patrones. 

Desde ese momento el vórtice muestra signos de seguir fragmentado, lo que es una buena noticia para la evolución posterior. Pero ojo, un vórtice fragmentado tiene zonas donde las masas ascienden formando potentes zonas anticiclónicas y otras donde las masas descienden.

El año pasado mientras amplias zonas del Hemisferio Norte recibían pulsaciones de aire frío muy potentes, nosotros quedamos en los ramales ascendentes. Este año espero que esto no se reproduzca, a pesar del periodo anticiclónico que hemos tenido, que no me cansaré de repetir, forma parte de nuestro clima y se da en los inviernos más crudos. 

¿Qué va a suceder?

Soy consciente de que a muchas personas les cuesta ver el vaso medio lleno, sobre todo cuando las altas presiones duran más de una semana. Algo completamente normal y habitual en nuestro clima.

Bajo mi punto de vista hay dos factores diferenciales de este año con el pasado, que son principalmente los bloqueos en latitudes altas y las altas presiones de Azores-Bermudas más al Oeste. 

Cierto es que en las últimas semanas se ha revertido este patrón, pero como he comentado en otros artículos, creo que es algo transitorio y que volveremos a ver este patón dominando sobre nosotros.  

La próxima semana las pulsaciones de inestabilidad van a comenzar a llegar a la Península, con nuevos temporales de lluvia y viento en Galicia. 

Vemos una baja muy violenta de 940hPa al Noroeste de las islas británicas con vientos huracanados que dejará un señor vendaval en el Oeste de Europa. Nosotros notaremos los efectos sobre todo en el Noroeste de la Península. Las bajas satélite entrarán en acción como suele ser habitual en este tipo de configuraciones, aunque no está previsto que se profundicen de forma explosiva. 

Durante la semana tendremos varias pulsaciones, con frentes que dejarán lluvias y vientos en amplias zonas de la Península, sobre todo cuanto más nos acerquemos al Noroeste, aunque alcanzarán otras regiones.

Es muy pronto para saber la distribución de las precipitaciones, que dependerá de lo que consiga bajar la circulación y lo extensa que sea la vaguada que llegará el jueves. La inyección de los vientos húmedos sobre la orografía de la Península y su interacción sobre la misma entre otros factores, tendrán la última palabra. 

En estos momentos la simulación de acumulados del modelo GFS es la siguiente sobre la Península, Baleares, Ceuta y Melilla:

Vemos como las zonas más afectadas serán las más próximas al Noroeste, con acumulados muy importantes en Galicia. 

En Canarias estarán al margen de estas pulsaciones de momento, con escasas precipitaciones.

Los modelos aún están ajustando en sus pasadas la posición de las masas que nos van a afectar la próxima semana, pero podemos dar por seguro el regreso de los temporales de lluvia y viento a Galicia y un claro aumento de la inestabilidad. 

Evolución posterior

La evolución posterior parece que favorece la entrada de masas desde latitudes más altas. Los modelos nos dibujan escenarios compatibles con episodios de nevadas en amplias zonas de montaña para finales de la próxima semana, pero es muy pronto para confiar en los dibujos de los modelos.

El ascenso de las altas presiones por el Oeste de la Península camino de latitudes más altas, es impulsor de la canalización de masas frías sobre nuestro país, pero según como se engrana con las bajas presiones que se van a deslizar al Mediterráneo, puede dar lugar a escenarios muy distintos. 

Uno de los escenarios posibles es que la pulsación de finales de semana, además de inyectar vientos fríos desde latitudes altas y la posible inestabilidad, actúe de conexión con las nuevas pulsaciones posteriores, ya sean Atlánticas o incluso continentales. 

Una cosa es segura. Se ha terminado el aburrimiento meteorológico en las salidas de los modelos, el primer síntoma de cambios importantes en la dinámica atmosférica. 

Si como creo estamos ante el regreso progresivo del patrón del pronóstico estacional, los índices de NAO y AO tendrán que caer de una forma clara en los próximos días, al tiempo que el vórtice polar troposférico se fragmenta y debilita nuevamente. 

La última palabra la tendrá como siempre la madre naturaleza. 

 

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)

El modelo europeo mostraba ayer el regreso de los bloqueos en latitudes altas

La dinámica atmosférica está cambiando progresivamente y los modelos nos dibujan un claro descenso de la circulación de borrascas por latitudes más bajas. Las altas presiones pierden sustento, aunque se resisten a ceder del todo en las salidas numéricas. 

Los modelos coinciden en un nuevo patrón de entrada de bajas Atlánticas la próxima semana, pero se resisten a mostrar una entrada contundente, quedando sobre todo Galicia bajo un nuevo flujo inestable. 

Falta por reaparecer un actor clave

Para que toda esta circulación ciclónica entre en la Península, es importante que además del debilitamiento de las altas presiones que está asegurado, tengamos un bloqueo en latitudes altas.

El modelo Europeo mostró indicios del regreso del bloqueo en latitudes altas en la salida de ayer, pero ha cambiado en la última pasada. El modelo canadiense también muestra indicios de bloqueo en latitudes altas, aunque de una forma que aún no favorece la entrada de la circulación zonal clara sobre la Península. 

Sea como fuere, el escenario de bloqueo anticiclónico que nos traía los fantasmas del año pasado ha desaparecido del horizonte. Nos encontramos en un momento de cambios, que espero nos devuelvan al patrón del pronóstico estacional a lo largo de la próxima semana. 

La última palabra como siempre la tendrá la madre naturaleza. 

 

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

A finales de semana llegarán lluvias al Noroeste de la Península y Cantábrico

La dinámica atmosférica va a despedir el 2019 y a comenzar el 2020 de una forma muy distinta a la que hemos observado en los últimos meses. El vórtice polar troposférico se ha fortalecido y de momento parece que aguanta el tipo. 

Mientras el vórtice polar esté organizado y bien compactado, las probabilidades de que nos alcancen masas de aire frío son menores. 

Así se mostraba en semanas pasadas cuando las pulsaciones de aire frío alcanzaban latitudes medias con más facilidad.

Vemos como los núcleos (violetas) están más separados y alcanzan nuestras latitudes. En estos momentos se ha compactado, lo que hace mucho más complicado que nos alcancen las pulsaciones. Los bloqueos en latitudes altas de los que tanto hemos hablado, han desaparecido. 

Índices de AO y NAO

Los índices de NAO y AO como respuesta han mostrado ascensos, sobre todo la AO que en estos días muestra una auténtica montaña rusa. 

Índice de AO

Las altas presiones han cogido fuerzas y a pesar de que los modelos han mostrado en sus últimas salidas amagos de entradas de inestabilidad, e incluso olas de frío, de momento salvo alguna vaguada pasajera a finales de esta semana, poco más nos dibujan. 

Pero esto no puede tomarse a modo catastrofista y dar por perdido el invierno meteorológico (diciembre-febrero), cuando llevamos solo 1 mes, que por cierto no se ha comportado nada mal, incluso en algunas zonas con registros históricos de lluvia. Es cierto que las temperaturas no está siendo invernales, pero los sistemas montañosos han recibido bastante nieve y los acuíferos y embalses se han llenado bien. Muchas personas firmarían en agosto el lugar en el que nos encontramos ahora. 

¿Por cuánto tiempo?

De momento tan solo veremos algunas precipitaciones a finales de semana por Galicia y puntos del Cantábrico, pero poco más nos dibujan los modelos en el horizonte. 

Una de las bases de mi pronóstico para el otoño e invierno son los bloqueos en latitudes altas y un vórtice polar fragmentado. Lo que se ha cumplido en los últimos meses de forma recurrente. 

Sigo pensando que este patrón volverá a aparecer a pesar de que se está alargado más de lo que esperaba. 

Cuando haces un pronóstico a largo plazo, siempre tienes que ser consciente de que es probable que las cosas no salgan como esperas en algunos tramos de la estación o en ocasiones en toda. Reconozco que estoy atravesando uno de esos momentos en los que los modelos se resisten a mostrar el camino que espero, pero mis pensamientos y expectativas con la evolución del invierno siguen siendo las mismas y seguirán siendo hasta el final, como en los 10 años que llevo haciendo este tipo de pronósticos. 

La última palabra como siempre la tendrá la madre naturaleza. 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

Hoy los índices de AO y NAO nos muestran una gran dispersión en sus líneas de ensembles, mucho más que en días pasados. Si te fijas verás que cada una de las líneas traza una evolución muy distinta a partir de los primeros días de 2020. 

Esto muestra la gran incertidumbre que hay en estos momentos en la posible evolución atmosférica para inicios de 2020. El anticiclón flojea en algunas salidas de los distintos modelos, síntoma de que algo comienzan a ver. 

Sigo pensando que vamos a ver cambios en la dinámica muy importantes en el arranque del próximo mes. Veremos si en los próximos días los modelos van mostrando en sus salidas este escenario. 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

El modelo Canadiense GEM, apoya nuestro pronóstico de cambios a inicios del mes de enero en su reciente salida. No podemos olvidar que es una salida determinista a un plazo de más de 100 horas, por lo que tiene poca fiabilidad, pero es uno de los grandes modelos globales y como dato hay que tenerlo en cuenta. 

Los otros grandes modelos globales como el GFS y el ECMWF, no apoyan este pronóstico, pero como dato a tener en cuenta, la salida de control de ensembles del modelo americano GEFS, muestra ciertos parecidos con lo que plantea el modelo Canadiense GEM

En estos momentos, con las salidas de los grandes modelos el escenario de altas presiones gana claramente en el horizonte, pero sigo pensando que las altas presiones se van a debilitar durante la primera semana de enero, para dar paso a un nuevo periodo de inestabilidad sobre España. 

La última palabra como siempre la tendrá la madre naturaleza. 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

En las actualizaciones de hoy, podemos observar una caída más clara de ambos índices en las primeras semanas de enero. Sobre todo la AO muestra una auténtica montaña rusa.

Es un reflejo del fortalecimiento del vórtice polar y el debilitamiento posterior que espero. La NAO nos muestra también una tendencia al descenso, después de estar en valores ligeramente positivos, lo cual no es obstáculo para que nos puedan llegar bajas presiones. No es algo matemático. Podemos ver bajas presiones en la Península con NAO positiva y viceversa. 

Estos índices nos sirven para ver posibles tendencias de la circulación a gran escala. De momento los índices siguen mostrando una progresión compatible con lo que espero suceda a inicios del próximo mes, durante finales de la primera semana o como tarde, segunda. 

Un aumento de la inestabilidad sobre la mayor parte del país. 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

Las lluvias de los últimos días han llenado acuíferos y embalses de una forma extraordinaria. Los datos del agua embalsada muestran el ascenso abrupto de la línea roja que marca la evolución del 2019. En estos momentos estamos en niveles del año pasado y la media de 10 años. 

Fuente: embalses.net

El aumento ha sido superior al 7% en tan solo una semana. 

(Tiempo estimado: 1 minuto)

Tal y como comentamos en el último artículo, el vórtice polar se va a fortalecer mucho en la recta final del 2019. Las masas de aire frío se retiran a latitudes más altas y con ellas gran parte de la inestabilidad. 

Jet Stream

Además tendremos un Jet Stream muy ondulado sobre el Atlántico Norte, lo que evita que las bajas presiones nos alcancen, al menos de forma efectiva. 

Sigo pensando que el vórtice polar comenzará a debilitarse a partir de la primera semana de enero, al tiempo que las masas de aire frío vuelven a descender con más contundencia a latitudes medias, con nuevas pulsaciones de inestabilidad sobre nuestro país. Los índices de AO y NAO deberían ir apoyando el pronóstico en los próximos días, a pesar de que los modelos aún no lo reflejan en sus salidas. 

Página 9 de 91