Publicidad

 

 


  REGRESAR AL BLOG        Domingo, 13 Agosto 2017

Repasamos los veranos históricos de los últimos 40 años

¿Cual es tu valoración?
  Puntuado con:  5  de  5

Vamos a ver con detalle los veranos que han pasado a la historia en los últimos 40 años en España y Europa

Aunque veranos cálidos siempre los hubo, desde finales del S.XX y comienzos del XXI se observa un aumento de los episodios con temperaturas anormalmente altas. Coincide temporalmente con el “alarmismo” creado en los medios de comunicación y científicos de la corriente-término “Cambio Climático”, asociado al calentamiento global antropogénico (calentamiento provocado por las actividades humanas).

La península ibérica, ubicada geográficamente en el extremo suroeste de Europa y próxima al continente africano, se encuentra en una zona muy sensible a cualquier cambio en el patrón meteorológico habitual. Una pequeña expansión de la dorsal (anticiclón) africana hacia el norte, provocaría frecuentes e intensas invasiones de aire cálido tropical continental de componente sur-sureste. Llamadas invasiones de aire sahariano si arrancan desde el mismo desierto del Sahara. Esto parece que ha empezado a ocurrir en las últimas décadas.

Las proyecciones climáticas de agencias meteorológicas como Aemet indican que esos serán los veranos del futuro. Más prolongados, más cálidos y con frecuentes y asfixiantes olas de calor. Es posible que a lo largo del S.XXI se supere la barrera de los 50º en algún punto de la mitad sur peninsular. Por el momento parece cosa de ciencia ficción.

Cuanto más al noroeste-norte peninsular se estará más al margen de ese tipo de situaciones. Galicia y Rías Baixas parecen “a salvo” de ese extremo climático. Pero solo con el paso de las décadas, incluso los siglos, se comprobará como serán los veranos del futuro. Y más en una ciencia tan imprevisible como la Climatología.

Algunos veranos históricos

Ahora que nos encontramos en plena canícula de la estación veraniega, es un buen momento para recordar algunos de los históricos veranos que tuvimos en los últimos 40 años y que podrían considerarse un adelanto de lo que nos espera en un futuro no muy lejano. Intensas ola de calor,  largos períodos de sequía, violentos episodios tormentosos o devastadores incendios forestales, son características de los veranos que hoy rescatamos de nuestra hemeroteca meteorológica, y que en mayor o menor medida afectaron a diferentes zonas de la geografía peninsular e incluso europea.

Verano de 1981

Se sufría uno de los veranos más cálidos y secos en décadas en las Rías Baixas. En 25 jornadas entre junio y septiembre se superan los 30º en el observatorio aemet del antiguo Instituto de Pontevedra. Tan solo se recogen 4´1L/m2 entre el 9 de junio y 9 de septiembre. Se sufre una de las invasiones cálidas saharianas más tempraneras e intensas de siempre. Entre el 12-20 de junio se superan los 32º grados de máxima en todas las jornadas, alcanzándose consecutivamente los días 14 y 15 los 40º y 39´6º respectivamente. Registros máximos históricos de la estación y únicos 40º en la ciudad del Lérez de un observatorio aemet. En Vigo el observatorio de Aemet en Peinador alcanzó los 38´6º el día 14, récord histórico para junio y vigente a día de hoy. 

15-Junio-1981

 

Bienio 1989-1990

Fueron 2 veranos consecutivos muy cálidos en la comunidad gallega y extremo más occidental de la península. A día de hoy mantienen muchos récords vigentes de temperaturas máximas.

El verano de 1989 está en la memoria de todos los gallegos. Se arrastraba una importante sequía después de un invierno y primavera muy secos. Situación que se prolongó hasta bien avanzado el otoño. Bajo esas circunstancias Galicia sufrió la mayor “Vaga de Lumes” jamás conocida. Ardieron cerca de 200.000 hectáreas (90.000 hect de superficie arbolada). La mayoría de ellas en las provincias de Ourense e interior de Pontevedra, aunque el fuego también alcanzó zonas habituales y conocidas para muchos pontevedreses como el monte Castrove (Poio). Destacaron dos devastadoras oleadas incendiarias. La primera entre finales de julio y principios de agosto y la segunda entre finales de agosto y principios de septiembre. La situación se tornó dramática con 4 víctimas mortales directas por los incendios. Julio de 1989 con 22´7º de media (20´4º media habitual) se mantiene como el mes más cálido de la serie en el observatorio aemet de Pontevedra (Mourente).

Respecto al verano de 1990, los meses de julio y agosto fue una sucesión continua de olas de calor en el extremo más occidental peninsular y en la comunidad gallega, sobre todo entre el 7 de julio y el 9 de agosto. Hasta tres invasiones de aire cálido africano se produjeron en esas fechas. Temperaturas superiores a los 41º/42º más propias de otras latitudes se convirtieron en tónica habitual en las provincias de Lugo y Ourense durante esos días. Hubo dos calurosísimas jornadas en los observatorios aemet. El 20 de julio se alcanzaron los 41´2º en el aeródromo de Lugo-Las Rozas y 42´6º en Ourense capital. Días después, el 4 de agosto se llegó a 40´8º y 42´4º  en ambos observatorios respectivamente. Estos registros se mantienen como récords históricos de máxima absoluta.

En la ciudad de Pontevedra hasta en 32 jornadas se superó la barrera de los 30º según datos del observatorio aemet en Mourente. Cifra récord la de ese verano que ni antes ni después se ha vuelto a alcanzar.

21-Julio-1990

 

Verano de 1994

 A pesar de que en el cuadrante noroeste peninsular fue de uno de los veranos más frescos de las últimas décadas por el continuo flujo de vientos marítimos de componente oeste, esa misma circunstancia provocó el efecto contrario en el Levante peninsular, que sufrió uno de los veranos más cálidos de su historia.

Dentro de un lustro (1991-1995) muy seco y bajo una situación de importante sequía, el verano de 1994 resultó catastrófico en toda la fachada mediterránea. Hasta 6 incendios de grandísimas dimensiones (más de 15.000-30.000 hect) se produjeron aquel verano en diferentes provincias mediterráneas durante el mes de julio. Barcelona, Teruel, Castellón, Valencia, Cuenca o Murcia fueron algunas de ellas. Algunos datos:

https://elpais.com/diario/1994/11/04/sociedad/783903609_850215.html

El día 4 de julio, merced a los vientos de poniente que llegaban recalentados al sureste peninsular, la ciudad de Murcia sufre una infernal jornada que se mantenía con el registro termométrico máximo de la época reciente en España hasta el presente verano. Aquel día el observatorio aemet en Alfonso X centro de Murcia alcanzó la estratosférica cifra de 47´2º. Cuentan los meteoaficionados que vivieron aquel histórico día que “se hacía difícil respirar, el aire se convirtió en fuego y los pájaros se desplomaban de los árboles…”

  5-Julio-1994

 

Verano de 1995

Se trata de la mayor ola de calor por intensidad que ha sufrido la península ibérica y una de las más mortíferas en España. Hasta 33 personas murieron por causa directa del calor, ya fuera por golpes de calor, etc. Se prolongó entre el 17 y 25 de julio y afectó a toda la península en mayor o menor medida. Algunas de las efemérides de temperaturas máximas alcanzadas en distintos observatorios de aemet “perduraban” hasta el presente verano. Como ejemplo los días 23 y 24: Sevilla aeropuerto y Córdoba aeropuerto (46´6º), Badajoz base aérea (44´4º), Ciudad Real-escuela (43´4º), Madrid-Barajas (42´2º), Albacete capital (41´4º), Zamora capital (41º), Hondarribia (40´4º) y Valladolid capital (40´2º). Durante 5 días consecutivos Córdoba tuvo máximas superiores a los 45º (del 20-24).

24-Julio-1995

 

Verano de 1996

Durante ese verano se vivió un mes de agosto climáticamente anómalo. Se caracterizó por tener una inusual actividad tormentosa, especialmente en el Cantábrico, centro peninsular, Mediterráneo y cordilleras montañosas peninsulares. Resultó ser muy lluvioso en gran parte de la península y con temperaturas notablemente más bajas que la media habitual. Bajo estas condiciones se gestó la catástrofe de Biescas (Huesca). La tarde del 7 de agosto de 1996 una violentísima riada arrasó el Camping Las Nieves de Biescas, ocasionando 87 muertos. Ubicado junto al barranco de Arás, el canal artificial creado a mediados del S.XX fue incapaz de contener el tremendo aluvión provocado por las precipitaciones torrenciales asociadas a una célula tormentosa estática. Hasta 160L cayeron sobre la localidad de Biescas en menos de una hora con estimaciones de más de 250L para la cabecera del barranco. Aquella fatídica tarde se dieron las condiciones perfectas para que intensos chubascos tormentosos se generalizaran por el nordeste peninsular. Otras zonas afectadas fueron las provincias de Zaragoza y Teruel.

Una vez más se demostró el peligro que tienen los asentamientos humanos próximos a cauces de ríos, arroyos o ramblas, aunque el período de retorno para tormentas tan extraordinarias en un lugar concreto sea posiblemente de cientos de años. La sabiduría popular no falla en estas ocasiones y como dicen en muchos pueblos murcianos “cada 50 años la rambla saca sus escrituras a relucir…”.

Verano 2003

Posiblemente en julio y agosto de 2003 se sufre la ola de calor más mortífera y extensa en Europa del último siglo. Desde comienzos de Junio el anticiclón de las Azores se instala más al norte de lo habitual, abrazando gran parte del continente europeo, con tiempo anticiclónico y temperaturas más altas de lo normal. Progresivamente el aire cálido africano va ascendiendo hacia nuestras latitudes y a mediados de junio ya se sufre un intenso golpe de calor en la península. De hecho, Junio de 2003 se mantiene como el más cálido de la serie en muchos observatorios aemet del este peninsular como Burgos, Soria, Pamplona, Huesca, Zaragoza, Barcelona aeropuerto, Girona, Lleida, Guadalajara o Valencia. En otros como en observatorio aemet de Pontevedra (Mourente) se da la máxima absoluta para junio con 38º (19-6-2003).

Julio fue un mes de transición en el noroeste peninsular. Por el contrario la zona sureste continuó bajo una situación cálida continua con la Iso más 20º abrazando gran parte del sur peninsular.

Es justo a finales de mes cuando comienza sobre gran parte de Europa el momento más intenso de la ola de calor. La situación se prolonga del día 29 de julio hasta el 14 de agosto. La inicial ola de calor de aire africano deriva en una ola de calor por subsidencia. El aire cálido queda estático sobre Europa occidental y central, recalentándose con el paso de los días. Una de las características de esta ola de calor fueron las mínimas elevadísimas no solo en la península ibérica sino también en Europa. Desde Londres (37´9º aeropuerto de Heathrow), pasando por Luxemburgo (37´9º récord desde el inicio de observaciones), Paris (39´8º/25´5º, 10-8-2003), Grono-Suiza (41´5 primera vez superados los 40º en Suiza), Milán (38´5º récord desde 1902), Florencia (41º), Madrid o Lisboa se superaron los 40º de forma generalizada.

Agosto de 2003 se mantiene como el mes más cálido desde que existen registros en muchos observatorios del extremo norte y este peninsular. Desde Galicia, Asturias, Cantabria y P-V, pasando por nordeste de CyL, Navarra, Rioja y la zona litoral de Cataluña y Comunidad Valenciana.

Respecto al sur peninsular, durante esas 17 jornadas se superaron los 40º en el observatorio aemet de Córdoba aeropuerto, con picos superiores a 44º/46º algunos días (46´2º, 1-8-2003).

En Pontevedra, entre el 6 y 12 se vive la semana más “insoportable” de la ola de calor. Las Rías Baixas se convirtieron durante unos días en las costas del Mediterráneo climatológicamente hablando. Se alcanza la máxima histórica para el mes de agosto en el observatorio aemet de mourente con 38´2º (12-8-2003) y las 2 mínimas tropicales más elevadas de siempre con 22´4º y 23´4º (7/8-8-2003). La estación de Lourizán Pontevedra de la red meteogalicia alcanzó los 39´6º ese mismo día. Récord histórico para una serie de más de 60 años.

  8-Agosto-2003

El balance final de víctimas mortales directas  por el calor en España fue de 141 fallecidos según el Ministerio de Sanidad. Otros organismos como la OMS (organización mundial salud), cifró en miles los fallecidos de forma directa por el calor en toda Europa occidental y central, debido al aumento de la mortandad respecto a las cifras habituales en esas mismas fechas de otros años. Sin duda uno de los grandes acontecimientos meteorológicos del S.XXI.

Verano 2006

Es el verano más duro de la comunidad gallega del presente siglo. Durante la primera quincena de agosto Galicia sufrió la mayor “Vaga de Lumes” desde el verano de 1989. Bajo unas circunstancias meteorológicas poco habituales, con vientos de NE sostenidos moderados fuertes (30-50 Km/h), humedades muy bajas (cercanas 30%) y altas temperaturas (32º/35º), lo que se conoce como la “regla del 30”, comenzaron los incendios generalizados e indiscriminados por toda la franja occidental de la comunidad. Muchos de ellos provocados cerca de poblaciones. Casi 80000 hect ardieron entre los días 4 y 15 de agosto, la mayoría en las provincias de A Coruña y Pontevedra. Hubo cuatro víctimas mortales directas a causa del fuego durante esos once infernales días.

  5-Agosto-2006

 

Enlaces:

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2009/03/13/incendios-2006-costaron-galicia-248-336-millones/0003_7586884.htm

https://elpais.com/diario/2006/08/13/domingo/1155440492_850215.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/08/16/espana/1155731725.html

Meteorológicamente hablando, fue un verano muy largo y completo en Galicia y otras zonas del Cantábrico. Igualmente en Pontevedra. En la estación de Lourizán en Pontevedra de la red Meteogalicia se registra la temperatura más alta para un mes de mayo con 35º (27-5-2006). El observatorio aemet en Mourente que funciona desde 1985 registró los siguientes récords: la media más alta para las máximas en un mes de junio con 26º. En Julio el récord de máxima absoluto con 39´5º (17-7-2006). Agosto el récord de media de máximas para el mes con 28´3º. Y septiembre aún trajo el segundo registro más alto de siempre para el mes con 35´8º (5-9-2006). 

Verano 2013

Los principales observatorios aemet de la comunidad gallega como Coruña-Alvedro, Santiago-Lavacolla, Lugo-Las Rozas, Ourense y Vigo-Peinador marcaron el mes de julio más cálido desde que existen registros. Una ola de calor de carácter extraordinario afectó a las Rías Baixas entre los días 4 y 9 de Julio. El observatorio aemet de Vigo en Peinador alcanzó su temperatura máxima absoluta para un mes de julio con 39´7º (5-7-2013) y en agosto la media de temperaturas máximas más elevada con 29´1º (24´7º habitual). En la estación de Vigo Campus de la red meteogalicia se alcanzó en plena ola de calor la brutal temperatura mínima de 29´1º!!! (7-7-2013).

En Pontevedra resulta ser el verano astronómico (21 de junio-21 septiembre) más cálido de la serie en el observatorio aemet de Mourente con 21´5º (19´9º media habitual). Hubo una tremenda continuidad de días despejados y temperaturas máximas por encima de 30º. Durante la señalada ola de calor, en Pontevedra por primera vez desde que existen registros termométricos se superaron los 35º de máxima en cinco jornadas consecutivas y hubo cinco noches tropicales (más de 20º) también consecutivas.

Verano 2015

Entre el 27 de junio y el 22 de julio se sufre la ola de calor más larga de la historia de España con 26 días de duración. Esta ola de calor africana y de subsidencia es la gran heredera de Agosto de 2003. Si bien no supera en extensión e intensidad a su antecesora, posiblemente su duración sea inalcanzable durante décadas. Afectó a la totalidad de la mitad sur peninsular, zona centro e interior del nordeste peninsular y parcialmente a la meseta norte. Apenas tuvo repercusión en Galicia y comunidades del Cantábrico y no superó los valores del 2003 en gran parte del litoral mediterráneo desde Girona hasta Valencia.

Dentro de los observatorios principales aemet que alcanzaron récords de calor históricos durante julio de 2015, están todos los de las capitales de provincia andaluzas menos Cádiz, los murcianos, los castellano-manchegos y madrileños. En la meseta norte destacan los de Salamanca, Segovia y Ávila. En la zona nordeste peninsular todo los de Aragón e interior de Cataluña. Como datos destacables, las temperaturas máximas históricas de Zaragoza (44´5º, 7-7-2015) y Lleida (43´1º, 7-7-2015). Otras capitales como Toledo y Ciudad Real mantuvieron el récord de 2015 hasta el presente verano.

A nivel europeo la ola de calor afectó intensamente al sur de Francia y aunque alcanzó otras zonas de Europa occidental no superó los valores de 2003.

7-Julio-2015

Verano 2016 

El verano pasado fue muy similar al de 2013, con la dorsal anticiclónica instalada  sobre la península ibérica durante muchas y sucesivas jornadas. Ausente una gran ola de calor, fue un verano de continuidad a excepción de un corto pero intensísimo golpe de calor entre los días 6 y 8 de Agosto, muy localizado en sur de Galicia pero sobre todo a las Rías Baixas con récord de temperaturas máximas absolutas en el extremo sur de Galicia. Por primera vez el observatorio aemet en Vigo (Peinador) y la reciente estación de meteogalicia en Campolongo cento-Pontevedra superaron los 40º el día 7. En concreto, 40´8º y 40´1º respectivamente. Y estaciones de la red meteogalicia en plena costa como Sanxenxo o A Lanzada alcanzaron los 39´6º ese mismo día.

Un segundo golpe de calor ya casi fuera de temporada (4-7 sept), mucho más extenso (geográficamente) y asfixiante, afectó a gran parte de la península batiendo innumerables récords de temperaturas máximas absolutas. Superó el mítico golpe de calor de Septiembre de 1988, a excepción de los observatorios de puntos costeros del extremo sur,  costas del noroeste peninsular, Cantábrico y gran parte del noreste peninsular. Algunos datos récord de observatorios aemet entre el 5 y 7 Sept: Córdoba aeropuerto (45´2º), Sevilla aeropuerto (44´8º), Badajoz base aérea (43´7º), Cáceres (42´3º), Toledo (41´3º), Madrid-Retiro (38´9º), Salamanca-Matacán (39º), Ávila (36º), Segovia (36´3º), Ourense (41´2º), Vigo aeropuerto (36´9º), Santiago aeropuerto (39º), Teruel (36´7º) o Lleida (37´2º).

  6-Septiembre-2016

Otros golpes u olas de calor intensas durante veranos del presente siglo se produjeron en 2005, 2010 o 2012. Sin ir más lejos, junio y mediados de julio de 2017 fueron de récord en amplias zonas del suroeste y centro peninsular. Se alcanzaron valores máximos históricos en Córdoba (46´9º récord red principal aemet) y la localidad cordobesa de Montoro (47´3º nuevo récord red secundaria aemet) el pasado 13 de julio y en otras localidades como Toledo (42´8º) o Ciudad real (43´7º) batieron sus anteriores registros.

La hemeroteca meteorológica nos dice que estas situaciones meteo se están repitiendo cada vez con mayor frecuencia. Ello no debe generar alarmismo aunque si cierta preocupación en las autoridades competentes. Como hemos visto, estos episodios pueden llegar a resultar mortales y poner en riesgo la salud de la población en las zonas peninsulares más expuestas a estos extremos climáticos.

“No-verano de 1977”

Pero si hay un verano con unas características singulares eso fue el mítico “año sin verano/ no-verano de 1977”, que marcó el inicio de la democracia en España hace justo cuarenta años. Fue el verano meteorológico (1 de jun-1 de sept) “más fresco” que sufrió la península ibérica desde que existen registros meteorológicos. Numerosos observatorios aemet desde Pais Vasco, pasando por CyL o Andalucia, mantienen récords de temperaturas medias más bajas y mínimas absolutas de ese verano. Curiosamente el verano llegaría en septiembre. Como detalle, en el observatorio aemet Pontevedra-instituto que en el trimestre junio-agosto de 1977 se superó los 30º un único día, entre el 6 y 14 de septiembre se superó esa cifra hasta en 5 ocasiones. Ahora que se cumple el 40º aniversario bien merece una efeméride pero eso será en otra ocasión.

Fuentes: Guía del Clima en España (V. Aupí), Wetterzentrale, Aemet, Meteogalicia, Meteored, La Voz de Galicia, El Mundo, El País, información propia.

Si tienes Facebook dale a "Me gusta" y sigue de cerca todas la noticias de Meteovigo...

¿Quieres formar parte de algún grupo de Whatsapp de Meteovigo?

¡NO ESPERES MÁS ES GRATIS!

Visto 1411 veces Actualizado por última vez el Domingo, 13 Agosto 2017 14:25
Si te ha gustado ayúdanos a difundirlo :)

Benito Guimerans Rodríguez

Benito Guimerans Rodríguez (BeniG) nació en Pontevedra el 28 de Marzo de 1977. Aficionado a la meteorología desde muy temprana edad. Hubo un suceso que le marcó, la última gran nevada sobre las Rias Baixas en Enero de 1987. Ha recopilado numerosos recortes y documentación de prensa escrita sobre acontecimientos meteorológicos de los últimos 40 años.




Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 / 2000 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 2000 caracteres
Extensiones Restringidas Extensiones Permitidas: bmp, csv, doc, gif, ico, jpg, jpeg, odg, odp, ods, odt, pdf, png, ppt, rar, txt, xcf, xls, zip 0 / 3
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Chinchetas

  • No se han encontrado comentarios

¿Te gusta lo que ves?

Close

!Ayúdanos a difundir nuestro trabajo!