Matricularse en el curso

Buscar

Domingo, 10 Noviembre 2019 13:48

¿Cómo será el invierno de 2019/2020 en España? pronóstico estacional de Meteovigo

Escrito por
(Tiempo estimado: 12 - 23 minutos)

Publicamos nuestro pronóstico estacional para el invierno 2019/20 en España en el que espero una continuidad de los bloqueos en latitudes altas.


¿Estás buscando cómo será el invierno 2020/2021 en España?


 

La atmósfera se está comportando de una forma muy distinta a la de los últimos años durante este otoño en amplias zonas del país. En general el patrón a gran escala está mostrando indicios de lo que puede ser el próximo invierno en el Hemisferio Norte. Se han batido numerosos récords de temperaturas mínimas, algunos de series de más de 100 años. Rusia, USA, Canadá y otras zonas del Hemisferio están recibiendo nevadas muy copiosas, que hace que en estos momentos la extensión de nieve esté muy por encima de la media. Estos datos excluyen la nieve que se acumula en las montañas. 


Busca un poco más abajo este indicador () para ver la última  Actualización del pronóstico. Pulsa aquí para acceder directamente.


Hemos tenido un mes de octubre en el que la capa de nieve en Eurasia ha comenzado con una rápida expansión, para posteriormente ralentizarse y terminar con un empujón. Tenemos unas zonas con menor extensión que otros años pero otras en las que la capa ha avanzado claramente más. 

Finlandia ha roto dos veces este otoño el récord de temperatura mínima registrada. Y ha registrado la mayor cobertura de nieve de al menos los últimos 60 años. 

Hay muchos más registros históricos de frío y nevadas durante este otoño a lo largo del Hemisferio Norte que muestran el comportamiento de la circulación atmosférica a gran escala. Un vórtice polar troposférico muy deformado, con recurrentes bloqueos en latitudes altas que han lanzado pulsaciones de aire frío muy tempranas sobre latitudes medias este otoño. 

Récords de temperaturas mínimas en USA

No estamos hablando de récords testimoniales. Según datos oficiales de NOAA , miles de registros mensuales de bajas temperatura cayeron a través de los EE. UU en Octubre. En USA han tenido pulsaciones de aire frío con temporales de nieve históricos. En nuestro país hemos visto nevadas tempranas en los sistemas montañosos del Norte y del Sur, aunque de forma más puntual.

Lo cierto es que las entradas de pulsaciones de aire frío de latitudes más altas está dejando al Sur de la Península al margen de las lluvias, al igual que otras zonas del interior, pero no podemos olvidar que estamos a principios de noviembre. Otros años a estas alturas estaríamos aún en la playa en algunas zonas del Norte de la Península, o al menos en manga corta, por no decir que los frentes de lluvias serían un sueño lejano en el horizonte. 

En el momento de escribir el artículo España sufre los efectos de un temporal de nieve que deja avisos naranjas por nevadas y en general un ambiente que otros años soñábamos con tener al menos en Enero. Pero repito, estamos a inicios de noviembre. Los modelos nos dibujan una pulsación de aire frío muy importante para la próxima semana, que dejará un temporal de nieve con un importante desplome de las temperaturas. 

No vemos todos los años esta configuración, incluso en pleno Enero. Por si solo este evento no me diría nada en lo que respecta a la dinámica que nos espera este invierno, pero se produce dentro de una tendencia clara a nivel del Hemisferio Norte.  

El Cambio Climático Abrupto

Llevamos años hablando del Cambio Climático Abrupto y sus efectos sobre los patrones atmosféricos. El año pasado, a pesar de quedar España al margen y parecer exagerado el pronóstico, en el Hemisferio Norte se dieron patrones históricos que dejaron nevadas y temperaturas mínimas récord, con nuevas imágenes de USA que parecían sacadas de películas de ciencia ficción. El Mediterráneo se vistió de blanco en varias ocasiones y ya van varios inviernos seguidos con la misma estampa. 

Si vemos el patrón a escala hemisférica, el año pasado el Cambio Climático Abrupto mostró su avance y de hecho, los bloqueos y sequía que nos asolaron, forman parte de las ondulaciones amplificadas del Jet Stream. Nos tocó la parte "mala" de la dinámica, pero este año las cosas son diferentes, de hecho, estamos siendo el punto diana de las pulsaciones, aunque como comenté antes, la canalización no favorece las lluvias en el Sur y otras zonas del interior. Pero repito, esto no ha hecho más que comenzar. 

¿Cómo se está comportando la atmósfera?

Hay varios factores que vigilo de cerca desde el inicio del otoño y hasta el momento se comportan como esperaba. La NAO ha estado mayormente en valores negativos y la AO en una constante montaña rusa. No tenemos en el pacífico anomalías considerables que nos hagan tener que lidiar con eventos de EL NIÑO o NIÑA importantes. Tenemos una buena recuperación de la capa de nieve de Eurasia, más alargada hacia el Oeste de Europa en estos momentos y alcanzando latitudes más bajas. Pero sobre todo, tenemos de forma recurrente bloqueos en latitudes altas, con un vórtice polar troposférico que no es capaz de compactarse.

Lo he incluido en el pronóstico estacional para el otoño como factor determinante y lo mantengo para todo el invierno. El motivo es muy simple. Estamos atravesando uno de los mínimos solares más profundos de los últimos tiempos y está estudiado que los inviernos con mínimo solar aumentan los bloqueos en latitudes altas. No lo digo yo, lo dicen diversos estudios. 

No he inventado ni descubierto yo los efectos de los mínimos solares en los patrones atmosféricos y sobre todo, en el aumento de las ondulaciones del Jet Stream. Hace mucho que se estudia. 

Hay que comprender bien una cosa. El Cambio Climático no comprende ni puede entenderse solo como el acenso o descenso de la temperatura media de todo el globo. Tenemos zonas muy diferenciadas, con aire congelado en los polos y cálido y húmedo en el Ecuador. Nosotros estamos en las zonas templadas, en medio del intercambio de masas. Un cambio en los patrones que mueven las masas de aire, como los patrones del bloqueo en latitudes altas y un Jet más ondulado, pueden provocar importantes pulsaciones de aire frío a zonas templadas y en algunos casos, mantenerlas durante semanas o meses, lo que se conoce como bloqueo del Jet Stream. Algo que sucedió durante el Mínimo de Maunder, con largos periodos de sequías y temperaturas altas, que daban paso a largos periodos fríos o con temporales de rango extraordinario en el Atlántico. Todo en función de los ramales ascendentes o descendentes del Jet que quedasen bloqueados sobre Europa. 

A estas alturas no tengo ninguna duda de que el sol, al igual que la historia demuestra con datos empíricos que ha sido capaz de provocar en el pasado cambios en la dinámica atmosférica, hasta el punto de hacer colapsar civilizaciones, es responsable de parte de los cambios en los patrones a gran escala que venimos observando dede al mínimo de 2009. Como he dicho en otros artículos, creo que en un futuro no muy lejano, el clima espacial será tenido en cuenta en los pronósticos a largo plazo. 

¿Qué sucederá durante este invierno en el Hemisferio Norte?

Espero que la dinámica que estamos comenzando a ver en estos momentos tenga un largo recorrido que nos lleve a un invierno muy duro en el Hemisferio Norte. Los bloqueos y Calentamientos Súbitos Estratosféricos serán noticia en los próximos meses. De hecho, ya se ha estado hablando estos días sobre dichos escenarios. Nada que ver con lo que espero en los próximos meses. 

Según avancemos las semanas y se acumule más aire frío en el Ártico, las pulsaciones de aire frío sobre latitudes medias serán más importantes. El vórtice polar troposférico no será capaz de organizarse, mostrándose en los momentos de mayor debilidad completamente fragmentado. Esta configuración obliga al aire frío a descender a latitudes medias, alcanzando el Atlántico Norte donde interactúa con el aire cálido y húmedo que gestará profundas borrascas camino del Oeste de Europa.  

Ciclogénesis explosivas

El año pasado no solo España quedó al margen de las borrascas. Sino que los procesos explosivos no fueron tan importantes y recurrentes sobre Europa occidental, algo que desde el mínimo solar de 2009 lleva sucediendo con alta recurrencia. 

Este año veremos como las pulsaciones alimentan borrascas en el Atlántico Norte muy profundas, alcanzando valores de presión particularmente bajos en algunos casos. Estos sistemas provocarán temporales de viento, lluvia y oleaje muy violentos sobre el Oeste de Europa, con incidencia sobre nuestro país, debido a los bloqueos en latitudes altas que obligará a que desciendan de latitud. 

Ya lo hemos visto este otoño, pero en los próximos meses, con más aire frío en el Ártico, tendrá mayor incidencia. 

¿Por qué estos patrones?

Como he dicho, por el mínimo solar y los bloqueos en latitudes altas, que provocarán que el Jet vaya modificando sus ramales sobre nosotros, basculando las altas y bajas presiones.  Espero ver al anticiclón mucho más apartado al Oeste en varios tramos del invierno, momento en el que entrarán las lluvias más importantes por el Oeste y Suroeste de la Península. En otros se acercará más, pero estirándose a latitudes altas, para canalizar masas polares y en otros entrando desde el continente. 

Lluvias 

Las lluvias comenzarán a afectar en las próximas semanas a las regiones del Sur de la Península y conforme avance el invierno llegarán a otras zonas como el Sur de las islas Canarias, sobre todo las Occidentales durante el mes de diciembre. Vamos a ver un cambio en el patrón del Jet, que nos inyectará bajas presiones desde el Oeste con mayor influencia sobre el Suroeste de la Península. 

En general espero un invierno muy lluvioso en la Península, con temporales de lluvia y viento que pueden ser muy importantes, sobre todo en el Noroeste. Tendremos varios patrones de lluvias durante el invierno. Uno muy zonal, con lluvias sobre todo en la fachada Atlántica. Otro con vientos desde el Noroeste-Norte, que dejará mayores lluvias en el Norte, con nevadas muy importantes, con muchas probabilidades del alcanzar cotas bajas, incluso a nivel del mar. Otro patrón puede ser el de bajas en el Mediterráneo, con lluvias e incluso nevadas en cotas muy bajas. No tengo duda de que este invierno veremos las playas del Mediterráneo nuevamente blancas y este año nuestro país estará más próximo a los ramales descendentes o incluso en plena diana, por lo que aunque pienses que otra vez serán Italia o Grecia los agraciados, creo que este año lo veremos más de cerca. 

Nevadas

Será un invierno muy nivoso en la Península, con registros muy llamativos en los sistemas montañosos, sobre todo del Cantábrico y Pirineos, pero veremos también buenas nevadas en el centro y Sur. Algunos episodios provocarán nevadas en cotas bajas, con estampas poco habituales. Las estaciones de esquí podrán trabajar sin problemas este invierno, siendo de hecho el mal tiempo y las fuertes nevadas el principal inconveniente. Los episodios tendrán también capacidad de provocar serios problemas en las carreteras y en Europa y USA veremos en varias ocasiones problemas en carreteras y aeropuertos a causa de la nieve. 

Temperaturas

Las temperaturas estarán muy por debajo de los valores medios en varios tramos del invierno, con heladas muy fuertes, no solo en zonas altas, sino en amplias zonas del interior, incluso de costa. En otros tramos las temperaturas ascenderán a valores superiores a la media, pero no espero largos periodos de anomalías positivas. Un invierno con temperaturas por debajo de la media en el cómputo global, aunque algunas zonas terminen por encima. Pero las heladas y los episodios de nevadas, inclinarán la balanza en negativo. Los periodos anticiclónicos dejarán además de fuertes heladas, nieblas persistentes con cencelladas. Algunas capitales pasarán largos periodos bajo la niebla. 

El patrón general en el Hemisferio Norte

Al igual que no podemos decir el tiempo exacto de una ciudad concreta a más de 5 días (problema de las aplicaciones móviles). Sí puede ser un patrón identificable para una extensión mayor, por ejemplo, Galicia. Pero si la baja se mueve un poco en cinco días, en Vigo tendremos un tiempo distinto, aunque en general en Galicia se cumplirá el pronóstico. Lo mismo sucede si haces un pronóstico a 3-4 meses vista. Puedes acertar en general, el patrón en el HN, pero España quedar al margen como el año pasado, algo que no creo que suceda este año. 

Este año los puntos clave para mí serán:

  • Bloqueos en latitudes altas recurrentes.
  • Vórtice Polar Troposférico desestructurado la mayor parte del tiempo.
  • NAO y AO en valores negativos. 
  • Varios eventos de Calentamiento Súbito Estratosférico.
  • Bilocación del Vórtice Polar. 
  • Jet Stream con circulación muy ondulada. 
  • Mayor incidencia directa del Jet Sobre la Península, con circulación zonal (Oeste a Este) y descendente. 

 Los periodos ciclónicos serán muy superiores a los de los últimos años, incluso con zonas como Galicia donde estaremos largos periodos bajo la influencia de bajas presiones. Espero que las lluvias alcancen en las próximas semanas el Sur del País. Soy consciente de que acumula un déficit muy importante de lluvias, pero espero que esta temporada se comience a invertir la dinámica. 

Durante los próximos meses seguiré la evolución para ver el grado de fiabilidad del pronóstico y como siempre publicaré actualizaciones con el análisis y valoración, pero como siempre debes tener presente que la última palabra la tendrá siempre la madre naturaleza. 

Gracias por seguir mi trabajo. 

Viernes 29 de noviembre de 2019

Estamos a pocos días de comenzar el invierno meteorológico (diciembre-febrero) y lo hacemos en medio de un cambio importante en la circulación atmosférica a gran escala. En estos momentos se está gestando un Calentamiento Súbito Estratosférico (CSE) que va a provocar un cambio drástico en la dinámica atmosférica. 

La atmósfera responde a diferencia térmicas entre diferentes puntos, con una circulación que dentro del aparente caos, tiene un orden y una estructura. Dentro de esta estructura tenemos diferentes capas, con mecánicas muy distintas. La mayor parte de los fenómenos atmosféricos se producen en la capa más baja de la atmósfera, llamada troposfera.

En esta capa, el aire está en contacto con la superficie calentada por el sol, por lo que las temperaturas son más elevadas. El sol no calienta el aire de forma directa, sino que lo hace una vez que calienta la superficie y esta a su vez, transmite la energía en forma de calor al aire. Es por este motivo por el que cuando asciendes, la temperatura baja. Es por este motivo por el que nieva más en zonas altas que en bajas. 

Según ascendemos, nos alejamos más de la superficie recalentada por el sol y la temperatura desciende. Una vez que alcanzamos la estratosfera, nos hemos alejado tanto que los termómetros alcanzan temperaturas que rondan los 80º bajo cero.

Pero en ocasiones, suceden cosas en nuestro querido planeta que ponen patas arriba estas lógicas de la física, provocando eventos que hacen que en la estratosfera se alcancen temperaturas más altas que en la superficie, incluso acercándose a valores positivos. Esto es lo que va a suceder en las próximas semanas, con un Calentamiento Súbito Estratosférico que como su nombre indica, es un ascenso abrupto de las temperaturas de una parte de la estratosfera. 

¿Por qué se produce?

Pues para simplificarlo digamos que las ondas que se desplazan en las capas inferiores de la atmósfera (Troposfera), esas llamadas planetarias o de Rossby, o para que lo entiendas mejor, las que mueven las borrascas que nos afectan, en ocasiones transfieren pulsaciones hacia la estratosfera, produciendo un abrupto ascenso de las temperaturas como vamos a ver en la siguiente animación. Es puramente una transferencia de energía de la troposfera a la estratosfera. 

Lo que estás viendo es una simulación del modelo GFS en su última pasada. Nos dibuja las temperaturas en la estratosfera desde hoy hasta el próximo sábado día 7 de diciembre. Puedes ver en colores amarillos como las temperaturas comienzan a ascender rápidamente. El proceso está a punto de comenzar y evolucionará en las próximas semanas. 

Estos acoples entre la troposfera y la estratosfera son bidireccionales, es decir, las pulsaciones que recibe la estratosfera y que en ocasiones desestabiliza el vórtice polar estratosférico, pueden hacer lo propio a la troposfera, sobre todo en eventos muy enérgicos. Estas pulsaciones provocan que el otro vórtice polar, el troposférico (el que afecta de forma directa al tiempo), se debilite, se fragmente y permita que el aire frío que confina en el Ártico, descienda a latitudes medias con más facilidad. 

¿Qué consecuencias puede tener?

Antes de entrar a valorar esto creo que es más importante analizar lo que está sucediendo en la atmósfera en los últimos meses. 

En nuestro pronóstico estacional para el otoño ya comentamos que este año la clave está en los bloqueos en latitudes altas y en la fragmentación del vórtice polar troposférico. 

El patrón ha sido claro en todo el otoño, con un vórtice polar debilitado, incapaz de organizarse. Esto ha favorecido la llegada de pulsaciones de aire frío a latitudes medias, dejando nevadas tempranas históricas en numerosos puntos del Hemisferio Norte. En España, hemos visto uno de los otoños más lluviosos de los últimos años en la mitad Norte y las DANAS se han paseado varias veces por el Mediterráneo. Cierto es que en el Sur se ha resistido más, aunque finalmente han llegado las lluvias y las inundaciones. 

El vórtice polar troposférico está en estos momentos intentando organizarse, al tiempo que comienza el CSE. Intenta coger fuerzas. Lo podemos ver reflejado en los índices de AO que se disparan a valores positivos. 

Pero creo que el vórtice polar no será capaz de organizarse, de hecho, el índice de AO lo refleja en una montaña rusa de libro. Después del ascenso, caerá en picado, reflejo de nuevos descensos de masas de aire frío a latitudes medias. El vórtice polar, independientemente del CSE, no es capaz de fortalecerse. Lo que ocurra después del CSE es un añadido, pero ahora vemos claramente un patrón que tiene un fondo más sostenido y que nos deja este fin de semana una nueva pulsación de aire frío con lluvias y nevadas. 

¿Qué va a suceder en las próximas semanas?

De los patrones del pronóstico estacional, hay uno que veo muy próximo a cumplirse en las próximas fechas. Como he comentado en el pronóstico, espero que las islas Canarias reciban lluvias importantes este mes de diciembre y la atmósfera comienza a configurarse para favorecer este escenario a medio plazo. 

En la Península, Baleares, Ceuta y Melilla, vamos a recibir una pulsación de aire frío que por enésima vez este otoño y a diferencia de otros años, viene directa hacia nosotros. Esta temporada no somos la diana del anticiclón, en su lugar, somos uno de los puntos de descenso de las pulsaciones de aire frío.  

Pero aunque no lo parezca, estamos en un momento de transición a un patrón mucho más contundente. El Anticiclón lejos de ejercer bloqueo como otros años y traernos un tiempo muy alejado del invierno, nos va a traer frío, a la espera de un brusco descenso de la circulación ciclónica a partir de la segunda semana de diciembre. 

El Anticiclón se va a apartar al Oeste y el bloqueo en latitudes altas ganará nuevamente protagonismo, pero con pulsaciones de aire frío más contundentes sobre el Atlántico, que nos traerán los primeros eventos importantes del invierno. 

Movimientos a gran escala en la atmósfera en estos momentos, que anuncian cambios que lejos de llevarnos a un periodo anticiclónico, nos llevan a la continuidad de un patrón más inestable y contundente a partir de la segunda semana de diciembre. 

 

Lunes 6 de enero de 2020

Llevamos un mes de invierno meteorológico y hemos tenido ya diferentes patrones que entran dentro de lo esperado en el pronóstico estacional. Importantes episodios de lluvias durante el mes de diciembre, fuertes heladas con nieblas persistentes en algunas regiones y en algunos momentos temperaturas muy superiores a los valores normales. 

En general las temperaturas están siendo más elevadas de lo que esperaba, pero como comento, no está impidiendo que se registren fuertes heladas. Al mismo tiempo, las altas presiones también están durando más tiempo del que esperaba en las últimas dos semanas, pero después del comportamiento del otoño y del arranque del invierno meteorológico, hay margen para los embalses. Soy plenamente consciente de que hay zonas que aún acumulan un importante déficit de precipitaciones, pero las lluvias de las últimas semanas han regado amplias zonas necesitadas. 

Nevadas

Las nevadas que han llegado a los sistemas montañosos durante el otoño e inicios del invierno, se han ido derritiendo en las últimas semanas debido a la abrupta llegada de las altas presiones y un flujo de vientos de latitudes más bajas. 

La naturaleza ha decidido que que las navidades no hayan sido blancas y que muchos amantes de la nieve tengan que esperar para ver nuevas nevadas en los sistemas montañosos. No estamos teniendo de momento un patrón favorable para nevadas importantes en cotas bajas, algo que espero suceda durante este invierno. 

¿Qué va a suceder a medio y largo plazo?

Los índices de NAO y AO han ascendido de forma muy marcada, en respuesta a un vórtice polar muy reforzado y bien estructurado. 

El patrón de bloqueos en latitudes altas que se ha mantenido durante el otoño e inicio del invierno, ha desaparecido de forma abrupta. 

Durante esta semana vamos a ver como la circulación comienza a bajar de latitud progresivamente, con una primera pulsación que previsiblemente afectará al extremo Norte de la Península en forma de vaguada, con un incremento de la inestabilidad. 

Pero será durante la siguiente semana cuando nuevas pulsaciones de aire frío más extensas, desciendan por el Atlántico Norte con más contundencia. 

Los modelos llevan días frenando la entrada de estas masas debido a una ondulación del Jet Stream que nos es familiar del año pasado, cuando extensas borrascas se quedaban a las puertas de la Península, debido a este bloqueo recurrente del ramal del Jet. 

Pero este año sigo pensando que el patrón no es el mismo. No lo ha sido durante el otoño ni durante el inicio del invierno, salvo las dos últimas semanas en las que este patrón extrañamente familiar se ha vuelto a presentar. 

Espero que los cambios que ya se comienzan a ver en estos primeros días del año, evolucionen a un nuevo patrón de bloqueo en latitudes altas, que devuelva la circulación de borrascas a nuestras latitudes. 

Los índices de NAO y AO deberían descender en respuesta a este patrón a valores más neutros a mediados de mes, para continuar descendiendo a valores negativos en las siguientes semanas. 

En las próximas fechas veremos profundas borrascas gestarse en el Atlántico Norte, algunas con valores de presión próximos a los 940hPa. Las pulsaciones del Atlántico van a ser mucho más contundentes que las del mes de diciembre y a pesar de que los modelos las dejan a las puertas de la Península en las salidas de los últimos días, estoy convencido de que terminarán afectando a nuestro país de una forma más contundente en las próximas semanas. 

La última palabra la tendrá como siempre la madre naturaleza.

 Actualización

Viernes 24 de enero de 2020

En las últimas fechas hemos sido el punto diana de nuevas pulsaciones de inestabilidad, que han dejado un temporal de lluvia, viento, nieve y oleaje histórico en nuestro país. A pesar de que los pronósticos se han adelantado mucho al evento y se han activado los avisos pertinentes, no se ha podido evitar pérdidas humanas. Se han batido récords históricos con numerosos daños materiales. 

La península ha sido el punto diana de esta pulsación, que ha entrado por el Noroeste en dirección al Mediterráneo, donde al entrar en contacto con masas más cálidas y húmedas se ha intensificado, dando lugar a vientos huracanados y olas gigantes que han causado estragos en las costas.

En el pronóstico de este año, comenté que una de las diferencias respecto al año pasado es que la Península sería punto diana de las pulsaciones de aire frío con más facilidad. El año pasado lo fuimos de las altas presiones. Esta pulsación que comenzó hace ya una semana, lejos de remitir, se ha quedado con nosotros, provocando nuevas precipitaciones por el Suroeste de la Península y finalmente conectará con nuevas masas Atlánticas tal y como comentábamos en el análisis del pasado día 14. 

Hay muy buenos análisis e información sobre el temporal en la red, como los que nos brinda el maestro Ángel Rivera. Y supongo que estaréis cansados de ver vídeos de los efectos del temporal, por lo que no voy a profundizar más. 

Evolución del invierno

Se podría pensar que estoy satisfecho con el pronóstico ante los acontecimientos de las últimas fechas, pero lo cierto es que así como lo estoy del otoño y del inicio del invierno meteorológico, la evolución no está siendo la que espero desde el inicio de las navidades. 

Algunos patrones se han cumplido, pero otros se resisten, sobre todo las nevadas generalizadas en los sistemas montañosos, o las lluvias más recurrentes en puntos del Sur y centro de la Península. 

A pesar de que no es fácil hacer un pronóstico detallado a 3 meses vista sin quedarnos en "más cálido" o "más lluvioso", no puedo evitar ser crítico con el mismo. 

Antes de que termine el invierno el vórtice polar troposférico debe volver a fragmentarse y permitir la llegada de masas frías con mayor contundencia a la Península. Dando lugar a temporales de viento, lluvia y nieve más recurrentes o de lo contrarío, el pronóstico quedará lejos de cumplirse. 

¿Qué podemos esperar en las próximas semanas?

Durante la próxima semana el relevo lo coge nuevamente el Atlántico, con nuevos temporales de lluvia y viento afectando principalmente al Noroeste de la Península. 

Los modelos llevan días mostrando como las bajas presiones a largo plazo pasan rozando el Noroeste de la Península, recordando el bloqueo del año pasado, pero como he comentado en varias ocasiones durante este invierno, las cosas no son iguales este año. A la vista está lo que acaba de suceder. 

Soy consciente de que hay personas que no estarán de acuerdo, sobre todo las que están esperando la nieve en zonas donde no ha caído y en algunos casos mucho menos de la que sería habitual. 

En general este otoño-invierno no pasará a la historia por aburrido o monótono. Hemos tenido diferentes eventos que han dejado récords históricos de la mano de fenómenos adversos. 

Pero como he comentado anteriormente, no estoy de momento contento con la evolución atmosférica que arrastramos desde hace 1 mes y espero que la situación cambie en las próximas semanas.

Para que esto suceda, es importante que el vórtice polar troposférico comience a debilitarse nuevamente, o al menos regresen los bloqueos a latitudes altas. 

 

¿Cuál es tu valoración?
(58 votos)
Visto 87529 veces Modificado por última vez en Jueves, 26 Noviembre 2020 23:30
Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Predictor Meteorológico autodidacta licenciado por la Universidad de La Vida. Creador de Meteovigo en 2009 y amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos desde los 4 años, después de vivir el ciclón Hortensia. Cofundador de iberomet.com, consultora y productora meteorológica y docente del Curso de Meteorología e interpretación de Modelos Numéricos en iberomet.es

logo de meteovigoLogo Iberomet 

 

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación