Logo


Curso Meteorología

Buscar noticias en Meteovigo

El nacimiento de un coloso y sus peligros: El volcán Etna vuelve a avisar

Lunes, 24 Mayo 2021 13:13

El Etna vuelve a asustar a los sicilianos.

Como era esperable este 19 de mayo el Etna ha pegado un susto a los sicilianos. Ya acostumbrados a la actividad volcánica en Italia, esta gigantesca mole ha emitido una columna de ceniza de 7 km de altura y amplias coladas de lava. Como consecuencia de ello los vuelos han sido cancelados o desviados al aeropuerto de Palermo. Cosa esperable dado que nos encontramos en una zona de colisión de placas tectónicas. 

El nacimiento de un gigante

Se estima que el Etna era, en origen, un volcán submarino del mar Mediterráneo que quedó emergido hace 100 000 años y cuya actividad ha seguido hasta nuestros días. Producto de la colisión de la placa Africana con la Placa Euroasiática, concretamente en las zonas de subducción. Desafiando a la erosión, incesantes coladas de lava expulsada y acumulada durante siglos ha creado el pico más alto del sur de Italia. Comprende una superficie de 1500km2 que equivale a un 5,8% de la superficie total emergida de Sicilia.

Los registros de erupción del Etna son extensos y lo convierten en el más estudiado de los volcanes conocidos. Sus dataciones históricas incluyen anotaciones desde el 1500 A.C aunque se sabe de erupciones más antiguas gracias a la datación por radiocarbono. Han sido 196 erupciones confirmadas por los científicos, aunque sugieran cantidades mayores.

¿Cómo son las erupciones del Etna?

Dependiendo de su actividad puede producir erupciones de tipo estromboliano, hawaiano o pliniano, siendo la primera la más frecuente y la última la más violenta. Esto le convierte en un volcán susceptible de emitir bombas volcánicas, cenizas y lava en grandes cantidades. Solo el pasado 12 de marzo el Etna expulsó 40 millones de m3 de material volcánico, que equivalen a unas 11800 piscinas olímpicas. Aunque estos depósitos palidecen comparados con los 115 millones de m3 que expulsó en el año 1766.

Cada tipo de erupción tiene sus características según la composición del magma y la configuración del sistema volcánico. Estas peculiaridades son las que determinan la manera de expulsar los materiales volcánicos y las consecuencias que puede tener su poder destructivo. 

Como puede intuir la actividad volcánica no sigue un patrón cerrado, sino que pueden evolucionar a lo largo del tiempo. Así un volcán con erupciones volcánicas plinianas puede expulsar gran parte de sus volátiles y pasar a tener una baja concentración de estos. Por tanto, la siguiente erupción podría ser menos explosiva, con lava menos viscosa y catalogada como una erupción de tipo hawaiana. 

El repunte del volcán, una llamada de atención natural

Un volcán representa una llamada de atención constante para los habitantes de Sicilia y su intensa actividad, ya ha acostumbrado a las poblaciones locales a lidiar con este bipolar vecino. A pesar de ser una zona intensamente monitorizada y con medidas de prevención adecuadas, la actividad volcánica ha sufrido un repunte en los últimos meses.

Es habitual que el volcán registre una intensa actividad, pero los expertos coinciden en un cambio significativo en su potencia. Años atrás las erupciones se caracterizaban por tener 2-3 eventos fuertes seguidos de erupciones más débiles. Sin embargo, últimamente se ha observado que cada evento eruptivo no mengua en intensidad, sino que son sucesivas erupciones violentas. Ante un sistema tan complejo como este, la opinión de los expertos debe escucharse con mayor atención. 

El día a día de los vecinos del Etna

Aunque los depósitos volcánicos no generen víctimas humanas, sus efectos sobre las poblaciones siguen siendo importantes. En el caso que nos ocupa, los depósitos de ceniza y lapilli son un quebradero de cabeza constante para las casi 3 millones de personas que viven en un radio de 100km.

En estos años han llegado a caer sobre las poblaciones más cercanas más de 12 toneladas de ceniza. Las tareas de recogida del material son arduas y costosas, produciendo desembolsos de 600 000€ para quitarla de las calles. Las lluvias dificultan enormemente su retirada, dado que la composición de la ceniza la transforma en una especie de cemento al contacto con el agua. 

Los habitantes de las ciudades tienen que lidiar con jardines de tierra negra y calles atestadas de ceniza, casi a diario. Frente a la imposibilidad de realizar trivialidades como tender la ropa, los sicilianos se enfrentan a los gases expulsados por el propio volcán. Las cantidades de azufre que el Etna libera pueden acarrear problemas de salud y la pérdida masiva de cultivos. Aunque las autoridades gubernamentales hacen lo posible para paliar los gastos derivados de la actividad volcánica, nada pueden hacer para controlar el poder devastador de la naturaleza.

Consecuencias a nivel mundial de la actividad volcánica

Adicionalmente al perjuicio ocasionado a nivel local, las erupciones volcánicas tienen efectos dañinos a nivel planetario. El volcán Etna expulsa cantidades significativas de material piroclástico a la atmósfera causando daños económicos como la desviación de las líneas aéreas o su cancelación.

Frente a ella, otras consecuencias para el medio ambiente como las repentinas caídas de temperatura. Esto se debe a las propiedades de las cenizas al actuar como un parasol, impidiendo que la radiación solar llegue a la superficie. Como es de esperar, este hecho afecta a las plantas en gran medida, transfiriendo sus consecuencias a la fauna. 

Por supuesto, los eventos volcánicos no pueden adivinarse y mucho menos controlarse. Lo único que nos queda es estudiar el comportamiento del Etna para paliar sus posibles consecuencias. Saber cuándo ocurran estas, no está a nuestro alcance, pero si podemos determinar que el Etna seguirá desvelándonos.  




Si te gusta Meteovigo valora nuestro trabajo dejando una reseña en Google: ->> Valorar Meteovigo
Victoria Munilla

Victoria Munilla Giménez nacida en Madrid el 15 de marzo de 1994 y graduada en Geología por la Universidad Complutense de Madrid. Redactora de contenidos y escritora, le fascina el estudio del poder devastador de la naturaleza. Sintiendo especial interés por: terremotos, volcanes y los procesos geológicos que los forman y determinan su funcionamiento.