Actualidad Meteorológica | Noticias

¿Cómo será el verano de 2024 en España? Pronóstico estacional de Meteovigo

Como cada año desde inicios de la década pasada, lanzamos nuestro pronóstico estacional para el verano en España. Un pronóstico con suma dificultad, pero que hacemos con la máxima pasión.

Anuncios

Hoy comienza el verano meteorológico como cada 1 de junio, extendiéndose hasta el próximo 31 de agosto. No debemos confundirlo con el verano astronómico, que comienza el jueves 20 de junio. 

Anuncios

Comenzamos una época del año en la que muchas personas se preparan para soportar temperaturas extremas. Nuestro país, situado al norte del continente africano, soporta en varias fases del verano temperaturas muy elevadas, sobre todo la mitad Sur. Aunque los últimos años las marcadas ondulaciones del Jet Stream y los bloqueos atmosféricos más persistentes, están provocando temperaturas muy elevadas también en zonas del norte peninsular.

Contrastes muy marcados

A pesar de que las altas temperaturas están siendo las protagonistas mayormente en nuestro país durante el verano, no podemos olvidar que, algunos años, el Cantábrico y otras zonas de la mitad norte han registrado durante fases bastante largas del verano temperaturas por debajo de lo habitual con lluvias recurrentes.

El Cantábrico parece estar convirtiéndose en una zona en la que podemos tener temperaturas de hasta 40° durante periodos bastantes más largos de lo habitual, o tener fases más próximas al invierno en plena canícula.

Esto también podemos verlo en otras zonas del país, aunque sucede de una forma más marcada cuanto más al norte nos desplazamos. Una de las cosas que más me ha llamado la atención en los últimos años, no solo durante el verano, son los patrones de bloqueo persistentes de configuraciones anómalas. Hace años que analizamos como la circulación de la corriente en chorro puede repetir una y otra vez patrones sobre áreas geográficas muy extensas.

Consecuancias de estas anomalías

Las consecuencias son periodos persistentes de anomalías cálidas o frías, extendiéndose durante más tiempo de lo habitual. Al mismo tiempo, dentro de estos patrones se produce una transición de un extremo a otro de una forma muy abrupta. En ocasiones, estamos observando incluso como un mismo patrón se repite después de un cambio abrupto semanas después, como si la atmósfera tuviese un molde que vuelve a repetir de una forma que, en ocasiones, parece llevarnos a la película del día de la marmota. Algunas de las olas de calor más intensas de los últimos años llegaron con uno de estos patrones llamativos.

¿Cómo podría ser el verano de 2024 en España?

Para un servidor, una de las claves durante este verano estará en el comportamiento del vórtice polar troposférico. Creo que la primera mitad del verano vamos a ver bloqueos atmosféricos importantes en latitudes árticas, favoreciendo el descenso de masas de aire frío a latitudes medias.

De hecho, estamos comenzando el verano meteorológico con este patrón, que creo, se extenderá durante las próximas semanas.

Extensión del hielo marino en el Ártico bajo

La extensión de hielo marino en el Ártico en los últimos meses ha estado muy por debajo de la media. La tendencia que lleva es más baja incluso que el año récord de 2012, en el que registramos el mínimo histórico. La línea verde discontinua marca ese año.

Extensión de nieve Hemisferio Norte

La línea azul marca el año actual, en el que nos metemos de lleno en verano con un nivel de hielo marino más bajo. Ojo, esto no implica sí o sí que este verano la fusión de hielo en el Ártico tenga que ser más acelerada. Dependerá de la circulación atmosférica y las masas más cálidas que se puedan inyectar en latitudes altas. No olvidemos que la atmósfera no está quieta… por lo que no se calienta o enfría de forma homogénea. 

Las consecuencias de una superficie con menos hielo marino en el Ártico podrían favorecer bloqueos anticiclónicos en latitudes árticas, lo que aumenta las probabilidades de ver eventos de inestabilidad en latitudes medias, sobre todo en forma de tormentas.

Evolución de la AO y NAO

Tanto la Oscilación de la Atlántico Norte como la Oscilación Ártica. NAO y AO por sus siglas en inglés, van a estar en fase neutra o negativa en las primeras semanas del verano meteorológico.

Esto es compatible con bloqueos atmosféricos en latitudes árticas, que fuerzan estos descensos de masas de aire frío a latitudes medias.

AO índice
NOAA

Extensión de nieve en el Hemisferio Norte

Lo referente a la extensión de nieve en el hemisferio norte ha estado bastante baja durante los primeros meses del año, llegando con valores inferiores a lo habitual a la primavera. Curiosamente, desde finales de abril la extensión de nieve en el hemisferio norte se ha ido recuperando, pasando a valores superiores a la media. Es decir, comenzamos el verano meteorológico con una extensión de nieve en el hemisferio norte superior a la media. 

Como bien sabemos, la extensión de nieve hace de albedo de la radiación solar, por lo que una menor superficie de tierra se calienta. Además, cuanta mayor extensión de nieve tengamos en el hemisferio norte, más fácil lo tendrán las masas de aire frío en la vertical atmosférica para mantenerse. Esto podría afectar al incio del verano.

Obviamente, estos análisis son muy generales para el hemisferio norte. No son determinantes para la evolución del verano en un país, es decir, en un área geográfica reducida. Pero ya sabéis que me gusta hacer los pronósticos más allá de lo que nos dicen los modelos matemáticos, analizando tendencias y anomalías a gran escala.  

Extensión de nieve en el hemisferio norte

Si vuelves a analizar la evolución de la AO, detectarás que en las últimas semanas se ha comportado una forma bastante plana. Algo que parece tendrá continuidad en las próximas semanas. Podemos extraer de esta lectura que no vamos a ver cambios muy drásticos en la composición del vórtice polar troposférico en las próximas semanas. Es decir, seguiremos probablemente con bloqueos en latitudes árticas. 

Respecto a los eventos de La Niña o El Niño, ya sabéis que no soy partidario de utilizarlo de forma categórica en la evolución estacional de nuestro país en los últimos años. Creo que la señal alcanza nuestro país de una forma muy indirecta y alterada por los patrones del Ártico.

Por último, pero no menos importante, no podemos obviar de donde venimos. La fase final de la primavera meteorológica se está comportando de una forma muy anómala. No solo en nuestro país, sino que, como has visto, la extensión de nieve en el hemisferio norte ha aumentado conforme nos hemos ido aproximando al verano.

Muchas regiones de nuestro país están teniendo días frescos, e incluso fríos, con lluvias recurrentes. He recibido mensajes de personas que viven en el norte de la península, diciéndome que están cansadas del tiempo fresco e inestable en las últimas semanas.

Vamos a entrar en el verano meteorológico con una dinámica en la que espero sigamos viendo inestabilidad, aunque creo que vamos a pasar ya a una fase puramente más tormentosa. 

Anuncios

Pronóstico de lluvias

La primera mitad del verano meteorológico creo que será muy tormentosa en Europa, incluido nuestro país. Espero una primera mitad muy dinámica en latitudes medias, en la que los centros de altas y bajas presiones van a tener mucha movilidad.

Se alternarán episodios de precipitaciones de tipo tormentoso, con otros en los que la dorsal anticiclónica ganará terreno de forma transitoria en nuestro país. A diferencia de las tormentas que hemos visto hasta ahora, espero que las que lleguen a partir de la próxima semana, tengan una mayor extensión y virulencia. 

Las tormentas pueden venir acompañadas de granizo de gran tamaño e intensas rachas de viento. Además de las tormentas, algunas borrascas conseguirán alcanzar el norte de la península, dejando lluvias pasajeras.

Junio debería ser más inestable, con el mes de julio dando paso a periodos secos más prolongados, aunque la actividad tormentosa seguirá visitándonos de forma ocasional con cierta intensidad, y algunos frentes rozarán el extremo norte.

La mitad norte de la península tendrá precipitaciones por encima de la media. En el interior veremos tormentas más frecuentes de lo habitual, que dejarán en algunas zonas registros superiores a la media. Por contra, en el resto del país, las precipitaciones estarán en la media o por debajo, sobre todo en la mitad sur.

Durante el mes de agosto espero que la inestabilidad y las precipitaciones vuelvan aumentar, sobre todo en la mitad norte y Mediterráneo. En Canarias, veremos precipitaciones dentro de la media o algo por debajo. En Baleares, dentro de la media o algo por encima.

Pronóstico de temperaturas

En el apartado de las temperaturas espero un verano en el que vamos a ver valores por debajo de lo habitual de forma más recurrente de lo habitual en la mitad norte. Se alternarán con otros periodos en los que las temperaturas pasarán al extremo opuesto, con valores muy superiores a la media. Espero que sea un verano de cambios muy abruptos en las temperaturas, siguiendo una línea similar a la que hemos visto en la fase final de la primavera. 

Dentro de estos vaivenes térmicos, tendremos varios episodios de temperaturas compatibles con olas de calor, pero que afectarán de una forma mucho más marcada a una parte del país.

En los últimos veranos estamos viendo cómo podemos tener una parte de nuestra geografía con valores superiores a los 40°, mientras que en otras tenemos valores por debajo de la media. Creo que este verano volveremos a ver estos patrones. Como he mencionado anteriormente, el extremo norte será la zona que tenga más papeletas de ver estas anomalías frías.

Un verano un tanto “loco” en los cambios térmicos, en el que nuestro país verá las dos caras de las anomalías.

Pronóstico de vientos

En lo referente a los vientos, espero que este verano sea bastante más dinámico, sobre todo en los meses de junio y agosto. Tendremos momentos con configuraciones anticiclónicas más tranquilas, pero vamos a ver depresiones más extensas de lo habitual circulando por latitudes próximas a nuestro país en varias fases del verano. Durante las tormentas de verano, los vientos también pueden ser protagonistas por alcanzar altas velocidades, en ocasiones de forma sostenida. 

En resumen

¿Vamos a ver olas de calor este verano de 2024? Sí, es bastante probable que los extremos que estamos observando en los valores térmicos nos lleven en fases positivas a valores muy superiores a lo habitual en amplias regiones del país, eventos compatibles con olas de calor. Pero al mismo tiempo, también veremos eventos prolongados de temperaturas inferiores a lo habitual en varias fases del verano, sobre todo en zonas de la mitad norte.

Con bloqueos atmosféricos en latitudes árticas que pueden ser bastante persistentes durante el verano, y una extensión de nieve superior a la habitual en el hemisferio norte, creo que es probable que las pulsaciones de aire frío puedan alcanzar nuestra vertical en varias fases del verano, sobre todo en la primera mitad del mismo.

Pero hay algo importante en toda esta dinámica; una circulación de la corriente en chorro mucho más retorcida (ondulada), que puede llevarnos en un abrir y cerrar de ojos de un extremo a otro, o incluso tener una parte del país con valores térmicos muy elevados, mientras que el otro extremo registra temperaturas inferiores a lo habitual.

Es algo que hemos visto otros veranos, y que también hemos visto en estas semanas de la recta final de la primavera meteorológica.

Prudencia y objetividad

Obviamente, todo esto que estoy analizando son tendencias bajo un punto de vista en parte objetivo y en parte subjetivo. Estoy analizando datos objetivos de anomalías a gran escala, interpretándolas desde un punto de vista subjetivo, indicándote lo que creo sucederá en los próximos meses.

Creo que no hace falta que te diga lo complejo que es hacer un pronóstico con tanta antelación. Como me gusta decir siempre, la última palabra será de la Madre Naturaleza. No existe un verano a la carta, y aunque existiera, no nos pondríamos de acurerdo en cómo tendría que ser. 

Pasará lo que tenga que pasar; va a suceder lo que la Madre Naturaleza decida. Eso no está en tus manos, y nunca lo estará. Lo que sí está en tus manos es respetar sus decisiones y tomar las debidas precauciones, para seguir el camino junto a ella.

Por supuesto, durante todo el verano estaré aquí a tu lado para contarte lo que va decidiendo la Madre Naturaleza en los cielos. Si me acompañas, lo veremos juntos.

¡Un abrazote y feliz Verano 2024! 

Únete a Meteovigo y mejora tu experiencia meteorológica: 

  • Recibe alertas personalizadas directamente en tu correo si va a llover, nevar, hacer frío, calor o fuertes vientos en tu localidad en los próximos 7 días.
  • Sin anuncios dentro de la lectura.
  • Recibe alertas si la calidad del aire puede no ser buena en los próximos 5 días. 
  • Consulta el pronóstico del multimodelo de Meteovigo para tu localidad
  • Accede a datos meteorológicos históricos por localidades desde 1940 y guárdalos en PDF.
  • 30 % de descuento en los cursos de formación meteorológica de Iberomet.es
  • Apoya nuestra labor diaria.
  • Novedad: mapa en 3D del modelo GFS. 


Si te gusta Meteovigo valora nuestro trabajo dejando una reseña en Google: ->> Valorar Meteovigo

Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez divulgador y predictor meteorológico apasionado y autodidacta para aprender cosas nuevas todos los días, como programación para crear mapas de modelos meteorológicos. Docente del Curso de Meteorología y Modelos Numéricos donde ha formado a más de 200 personas. Una vida entera dedicada con pasión a la meteorología desde niño, cuando con tan solo 4 años el ciclón Hortensia destrozó la vivienda familiar. Fundador de Meteovigo en 2009 y cofundador de iberomet.com, consultoría meteorológica. "Sé mucho de pocas cosas y nada de muchas". Más información sobre el autor: Rubén Vázquez
Botón volver arriba