**MATRÍCULA ABIERTA PARA EL CURSO DE METEOROLOGÍA Y PREDICTOR METEOROLÓGICO**   Accede ahora
Toggle Bar

Traduce con Google

esen

  REGRESAR AL BLOG        Domingo, 30 Diciembre 2018

Una reflexión sobre la evolución atmosférica del invierno

¿Cuál es tu valoración?
  Puntuado con:  4.3  de  5

La relación entre el hombre y el tiempo atmosférico

En este mes de diciembre el anticiclón se ha llevado por delante las expectativas de muchas personas de ver el frío, la nieve y la lluvia en la Península, en buena medida también en base al pronóstico estacional que he realizado para esta temporada, en la que hablo de entradas de frío histórico sobre España y otros puntos del hemisferio Norte. 

El otoño ha traído las lluvias torrenciales anunciadas y las nevadas tempranas a la Península, pero lo que parecía era el comienzo de una temporada muy dinámica, se ha frenado en seco en la segunda mitad de la estación. La entrada al invierno la estamos haciendo observando un horizonte anticiclónico que parece no tener fin y que se alarga más de lo que esperaba.

Es cierto que dentro de los patrones anómalos que el Cambio Climático Abrupto nos está dejando, es de sobra conocido que podemos tener un mes de diciembre con temperaturas primaverales y ausencias prolongadas de lluvias. Lo que normalmente eran periodos secos y fríos provocados por robustos anticiclones, ahora se convierten en periodos más próximos a la primavera, debido a las inyecciones de aire cálido que las profundas ondulaciones del Jet son capaces de bombear desde latitudes más bajas. Incluso en el pronóstico estacional comento la posibilidad de que tengamos periodos con temperaturas disparadas, pero como ya dije en anteriores artículos, no esperaba una persistencia tan importante del anticiclón. 

¿Quiere decir esto que no va a llegar el frío y la nieve a España?

La atmósfera está en estos momentos en una especie de "bucle" en el que no se aprecian cambios significativos sobre nuestro país en plazos razonables para las simulaciones de los modelos numéricos. Esto lleva a muchas personas a desesperarse y en parte es lógico si estás esperando la nieve por trabajo, ocio o pasión. 

El año pasado me puse en la piel de agricultores y todas las personas que en plena sequía esperaban la lluvia y llegue a recibir críticas por anunciar el frío y la lluvia cuando todo indicaba que el bloqueo y la sequía seguirían castigando la Península. Ni que decir sobre el pronóstico de la llegada de contundentes pulsaciones de aire frío que en todo momento entendía difícil de creer viendo el patrón reinante. 

Este año vuelvo a recibir críticas por anunciar la llegada de importantes pulsaciones de aire frío sobre Europa y España y tengo que decir que al igual que cada uno de los pronósticos que he realizado desde hace más de 7 años, expongo lo que creo va a suceder en la atmósfera en los próximos meses. Algunas personas me preguntan que cómo hago pronósticos a plazos tan largos, cuando los modelos no son capaces de simular con fiabilidad a más de 5-6 días. 

Lo que me impulsa a divulgar

Mi forma de ver la meteorología no es la más ortodoxa, todo lo que pongo en práctica lo he aprendido como autodidacta desde niño. Los que ya conocéis mi historia sabéis de lo que hablo y conocéis mis aciertos y fallos. Si, fallos, o como mejor me gusta expresar: escenarios alejados del pronóstico, algo que le sucede a las mejores agencias y organismos meteorológicos mundiales. Para los que no la conozcan simplemente les diré que desde que tengo uso de razón no entiendo otra forma de vida en la que no esté la naturaleza y sobre todo los fenómenos atmosféricos. Si acierto un pronóstico me siento feliz, pero si tarda en llegar el patrón o incluso no llega a producirse también estoy contento porque estoy haciendo lo que amo y compartiéndolo con los demás, sin esperar nada, al igual que he hecho toda mi vida. 

La razón principal de mi trabajo y mi forma de entender la meteorología es así. Recuerdo cuando era niño y estaba subido en los tejados o en los árboles horas y horas observando el cielo. La gente del barrio pensaba que estaba "chalado". Aún ahora me lo recuerdan y en parte es lógico que lo pensaran, pues en lugar de jugar al fútbol como los de mi edad, me pasaba las horas a mi aire, observando la naturaleza.

Al lado de mi barrio hay un pantano, y podía estar días enteros rodeado de animales: ranas, culebras, gorriones, saltamontes, y todo lo que encontraba. Cuando llegaba a casa, mi madre me cacheaba literalmente para ver lo que traía del pantano. Felix Rodriguez de La Fuente me llamaban. Mi prima cada vez que me veía salir del pantano salía corriendo por lo que pudiera traer escondido. Me pasaba horas observando los comportamientos atmosféricos y no pocas noches despierto observando tormentas o temporales y su forma de "hablarnos". 

Mi forma de vivir y entender la Meteorología

Mi forma de entender la Meteorología tiene un abanico de fuentes de información que alimentan una percepción subjetiva de lo que ha sucedido, de lo que está sucediendo y lo que puede suceder. Se dice que la atmósfera no tiene memoria y es caótica, pero dentro del caos hay un orden y unos patrones a corto y largo plazo que se repiten en el tiempo de una forma cíclica, en ocasiones con sorprendentes coincidencias. 

Bajo mi punto de vista la naturaleza, y dentro de ella la energía que el sol nos envía y que se transforma en el tiempo atmosférico, no es tan aleatoria como se puede pensar en principio. Soy consciente de que después de estas reflexiones algunas críticas más recibiré, pero tengo clara una cosa: llevo desde niño viviendo con pasión lo que nos ofrece la madre naturaleza, sin depender ni buscar la aprobación de nada ni nadie y compartiéndolo con los demás por la simple razón de que me apasiona lo que hago y que amo la naturaleza, la cual está por encima del hombre y de todas las cosas que hemos inventado y etiquetado, que nos han llevado a pensar que somos los amos y señores de la tierra, cuando somos una pequeñísima parte de ella, totalmente prescindibles para su evolución.

Bajo mi punto de vista, se debe aprovechar todo lo que nos ofrece la tecnología, pero debemos abrir la mente a una observación más amplia, a pequeña y gran escala, anomalías, progresión en los cambios de los patrones en escalas temporales largas y más observación, todo para entender lo que nos está "hablando" la madre naturaleza, algo que nuestros antepasados han hecho sin necesidad de tecnología y a lo que hace tiempo llamé el sexto sentido meteorológico. 

¿Sigo pensando que llegarán las pulsaciones de aire frío históricas?

Si observamos la tendencia de los últimos años seremos conscientes de las amplificaciones de los dos extremos meteorológicos. Las olas de calor y sequías con las olas de frío de consecuencias históricas. Desde febrero de este año hemos entrado en un cambio contundente, saliendo de un largo periodo seco y cálido y la primavera y el verano han sido una continuidad de las pulsaciones de aire frío sobre latitudes medias, que han alimentado frecuentes tormentas, en algunos casos muy violentas. La entrada al otoño nos ha dejado nevadas tempranas y récords de temperaturas mínimas históricas en numerosos puntos de nuestro país. La segunda mitad del otoño hemos visto un frenazo en seco de la tendencia, con un aumento contundente del dominio anticiclónico y un aumento de las temperaturas. 

Pero al mismo tiempo en las capas altas de la atmósfera se estaba preparando un Calentamiento Súbito Estratosférico que se ha completado sobre el día 22 de diciembre y que en estos momentos mantienen a la comunidad meteorológica pendiente de sus consecuencias sobre el vórtice Polar troposférico. 

Podríamos ver lo que está sucediendo como la calma que precede a la tempestad, o la retirada silenciosa del mar antes de la llegada de una gran ola. Mantengo plena confianza en el pronóstico estacional y en que vamos a ver este invierno las consecuencias del Cambio Climático Abrupto de una forma más evidente. 

Visto 3627 veces Actualizado por última vez el Domingo, 30 Diciembre 2018 19:41
Si te ha gustado ayúdanos a difundirlo :)

Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Predictor Meteorológico autodidacta licenciado por la Universidad de La Vida. Creador de Meteovigo en 2009 y amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos desde los 4 años, después de vivir el ciclón Hortensia. Cofundador de iberomet.com, consultora y productora meteorológica y docente del Curso de Meteorología e interpretación de Modelos Numéricos en iberomet.es

logo de meteovigoLogo Iberomet 

 




Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 / 3000 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 3000 caracteres
Extensiones Restringidas Extensiones Permitidas: bmp, csv, doc, gif, ico, jpg, jpeg, odg, odp, ods, odt, pdf, png, ppt, rar, txt, xcf, xls, zip 0 / 3
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

Chinchetas

  • No se han encontrado comentarios
Así es Jaime. La atmósfera muestra mucho dinamismo, nada que ver con los "veroños" de años anteriores. Llueve en amplias zonas, nieva en zonas montañosas y el Mediterráneo se prepara para un nuevo episodio de lluvias torrenciales.

Muchas gracias por tu mensaje.

Un abrazo!
Muchísimas gracias Javier por tus palabras. Es muy reconfortante saber que personas como tú están al lado de nuestro trabajo. Un fuerte abrazo Javier!
Hola Fernando, no es lo más habitual, pero los modelos cada vez son más fiables a medio plazo. Fíjate en qué modelo es el que lanza la aplicación, GFS, ECMWF, GEM... o si es una media de varios... en tal caso sería interesante ver los resultados, aunque estaríamos asumiendo los aciertos de varios, p...
Hola Xavi. Gracias por comentar. Sí, creo que esta temporada vamos a seguir viendo un Jet muy ondulado, con pulsaciones que volverán a dejar nevadas anómalas en zonas del Sur de Europa como ha sucedido en los últimos años. Veremos si vuelven a ser los países más al Este, o este año nos toca más de c...
Invitado - MAriano
porque esta en la zona de noche y las nubes se iluminan con el sol?

¿Te gusta lo que ves?

Close

!Ayúdanos a difundir nuestro trabajo!