Matricularse en el curso

Viernes, 31 Enero 2020 11:53

Análisis de la evolución atmosférica, sábado 1 de febrero de 2020

Escrito por
¿Cuál es tu valoración?
(18 votos)
(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)

La evolución atmosférica no muestra señales compatibles con la llegada de un cambio de patrón, al menos durante la primera semana de febrero. 

Después de varias salidas de los principales modelos mostrando hace unos días el camino que nos podría llevar a una entrada fría contundente, los modelos han dado un giro brusco hacia un patrón radicalmente opuesto. 

Las altas presiones toman posiciones para estabilizar el tiempo en zonas donde en estos momentos llueve y nos inyecta masas de aire más cálidas desde el Sur. 

Si te fijas en las isobaras y recuerdas que los vientos giran en sentido horario en los anticiclones del Hemisferio Norte, entenderás este ascenso anómalo de los termómetros. Las masas de aire nos llegan desde el Norte de África, donde el sol incide con más energía en la superficie, lo que eleva la temperatura del aire que llega hasta nosotros por esta configuración.

En el último artículo comentamos que para que se cumpla el pronóstico es importante que el vórtice polar troposférico se fragmente, algo que nos suele anticipar los índices de AO. 

Lejos de bajar, la AO ha vuelto a dibujar ascensos que nos indican que el vórtice polar troposférico se va a mantener bien organizado, lo que minimiza las probabilidades de que seamos alcanzados por pulsaciones de aire frío importantes al inicio del mes de febrero.

¿Puede cambiar la situación?

Si algo tiene la meteo que me apasiona es que siempre tiene la última palabra. Por más que intentemos controlarla, ella siempre termina por imponer la ley básica de su existencia, que está y siempre estará por encima del hombre. En estos momentos con los modelos en mano, lo que podemos ver para la próxima semana es un claro dominio de las altas presiones con la entrada de algo de inestabilidad por el extremo Norte-Noroeste de la Península, que dejará algunas precipitaciones y descensos térmicos en estas zonas, pero en general los termómetros estarán en valores muy superiores a la media en los próximos días. 

El día 4 llegaría según el GFS el descenso que comentaba, sobre todo al extremo Norte.

Si volvemos a ver el mapa, observamos como el anticiclón en esta ocasión nos canaliza vientos desde latitudes más altas, donde tenemos menor radiación solar y por ende las masas de aire están más frías. 

Los vientos pueden soplar con fuerza en algunas zonas propicias como el valle del Ebro y en el estrecho. Las "pilas hidráulicas" (embalses) están bastante bien debido a las lluvias del otoño e inicio del invierno meteorológico. Con las que han caído en las últimas fechas hemos vuelto a sumar (línea roja). Es cierto que no todos los embalses están bien, de hecho no estamos en niveles medios precisamente por este motivo. 

¿Qué podemos esperar a largo plazo?

A partir de finales de la próxima semana la circulación ciclónica va a comenzar a impactar con fuerza en Europa Occidental, quedando en principio nuestro país al margen de los primeros envites.  

Es una configuración muy al límite con unos índices de AO y NAO que no invitan a pensar en un claro descenso de la circulación más al Sur a medio plazo, quedando nuestro país muy cerca de la contundente circulación zonal que va a provocar poderosos temporales en Europa. 

Nosotros vamos a entrar en febrero con un patrón muy alejado al del pronóstico estacional, aunque la circulación ciclónica muestra claros signos de aumentar su virulencia sobre el Oeste de Europa a partir del fin de semana que viene. 

Si la circulación desciende de latitud, nos "comemos" un tren de borrascas con todas sus consecuencias. 

De momento, los índices de NAO y AO no acompañan para ser optimistas, pero aún hay mucho margen para que la situación cambie. 

Los pronósticos a largo plazo

Cuando haces un pronóstico a largo plazo (semanas o meses vista), siempre tienes que tener claro que la atmósfera puede comportarse de una forma muy distinta a la que esperas, en ocasiones en ciertos momentos de la temporada y en otros durante periodos más largos. Cada vez que esto sucede, es una oportunidad para aprender más y admirar a la madre naturaleza. 

Dicho esto, sigo pensando que este mes de febrero el invierno tiene mucho que decir en nuestro país. Si estoy equivocado y finalmente febrero no muestra el patrón esperado, me quedaré con todo lo aprendido que servirá como base a nuevos pronósticos. 

Nuevos patrones

Esta temporada hay ciertos patrones que parecen decirnos haber llegado para quedarse, como la mayor interacción de las masas tropicales con la circulación general y las recurrentes ondulaciones del Jet Stream al Oeste de la Península, un posible patrón de bloqueo del Jet que ya hemos visto en años anteriores. Un Jet más ondulado favorece la interacción de la masas tropicales y polares, al tiempo que aumenta las anomalías tanto cálidas como frías. 

En zonas como el Oeste de USA, hemos visto en la década pasada largos periodos de bloqueo de los ramales del Jet, cambiando los patrones de zonas como California durante largos periodos. El verano pasado observamos como una parte de la Península no tenía verano (sobre todo Galicia) y otra se asaba, con temperaturas disparadas durante la mayor parte de la estación. En ambos extremos el patrón se mantuvo por el bloqueo de la circulación, cuando lo habitual es que se alternen patrones en periodos tan largos. 

Lo que quiero decir con todo esto, es que los cambios en el comportamiento del Jet Stream están modificando los patrones a los que estábamos acostumbrados. En la naturaleza una de las cosas más importantes es saber adaptarse a los cambios. Nosotros debemos comprender los nuevos patrones para poder anticiparnos mejor a su evolución. En nuestro país debemos esperar extremos de distinta naturaleza. 

Vamos a ver lo que nos tiene guardado febrero, suceda lo que suceda, seguiremos aprendiendo. 

Visto 5415 veces Modificado por última vez en Sábado, 01 Febrero 2020 18:21
Rubén Vázquez

Escrito por: Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Predictor Meteorológico autodidacta licenciado por la Universidad de La Vida. Creador de Meteovigo en 2009 y amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos desde los 4 años, después de vivir el ciclón Hortensia. Cofundador de iberomet.com, consultora y productora meteorológica y docente del Curso de Meteorología e interpretación de Modelos Numéricos en iberomet.es

logo de meteovigoLogo Iberomet 

 

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación