Publicidad

 

 

Blog Meteovigo.

Blog de David Domínguez

Blog de David Domínguez (1)

David Domínguez Gómez" nació en Campo Lameiro el 20 de Diciembre de 1995. Creador de Redmeteo, aficionado y amante de la meteorología desde pequeño.

Os detallamos qué configuraciones atmosféricas nos traen las típicas tormentas de Verano.

Poco a poco, va llegando el calor a nuestras latitudes. El aire frío cada vez comienza a estar más relegado al norte, y se van produciendo menos meandrizaciones en el Jet Stream (Corriente en chorro. Una especie de "autopista" de vientos muy fuertes a muy alta altura, entre 7 y 12 km sobre el nivel del mar). Basicamente, esta corriente de vientos es la que rige la configuración atmosférica que tendremos en un lado o en otro. Cuando el Jet Stream está bajo de latitud, las borrascas atlánticas pasan muy cerca de la Península o, en algunos casos, la atraviesan, provocando intensos temporales de lluvia y viento. Por contra, cuando se encuentra en latitudes altas, en la Península tendremos tiempo soleado y muy tranquilo, si es Invierno, con heladas y nieblas en la mayor parte del interior del país.

En Primavera, al menos en su comienzo, se producen muchas meandrizaciones del Jet Stream, de ahí que ahora mismo nos encontremos en una época muy cambiante. Episodios de calor y de escasez de lluvia se alternan con otros días de tiempo más fresco con tormentas en muchos puntos de la Península. En este artículo estudiaremos las configuraciones atmosféricas que son más factibles a provocar tormentas en durante los meses de más calor.

Los fenómenos tormentosos son abundantes en el interior Peninsular durante los meses estivales. Con el calor acumulado, basta un pelín de aire frío en altura para que las zonas más tormentosas del país comiencen a desarrollar focos tormentosos en condiciones que, en un principio, no serían muy favorables a provocar tormentas, como es el caso de Teruel, seguramente, el punto más tormentoso de la Península.

Veamos, entonces, algunas configuraciones atmosféricas que provocan tormentas en los meses de más calor.

Acercamiento de una vaguada.

modelo ecmwf

La llegada de una vaguada Atlántica, favorece que la convección explote en muchas zonas de la Península. En estas situaciones, la zona que más se ve afectada por las tormentas, generalmente, es el NE del país, Aragón, Cataluña y Navarra suelen ser las comunidades más afectadas por los focos tormentosos en este tipo de situaciones. Al quedar en el lado ascendente de la vaguada, las tormentas se desarrollan con mucha facilidad y en muchos casos son organizadas y severas, dejando gran cantidad de aparato eléctrico y granizo de gran tamaño, siendo bastante frecuentes las supercélulas.

imagen de satélite

En esta imagen del satélite, del 18 de Julio del año 2014, observamos como tenemos muchas tormentas en el NE Peninsular, siendo alguna bastante fuerte. De hecho vemos varios "Overshooting top", que no es más que una especie de cúpula asociada a la parte superior de un cumulonimbus que sobresale por encima del yunque de la tormenta. Este fenómeno indica fuertes corrientes ascendentes, por lo tanto hay mayor probabilidad de que la tormenta sea severa. Vemos un ejemplo, en la tormenta que está en el interior de Valencia.

DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos)

Cuando una vaguada se estrangula, una parte de su aire frío se queda aislado de la circulación general, estamos, por lo tanto, ante una DANA. Normalmente, cuando una DANA se encuentra muy cerca o encima de la Península, los fenómenos tormentosos son más generalizados. Vayámonos al caso, por ejemplo, del 23 de Junio de 2014. Ese día, teníamos situada una DANA al oeste, rondando Portugal. Como ya hemos dicho, las tormentas en estos casos se vuelven generalizadas.

modelo ecmwf

Muchas veces, antes del acercamiento de una DANA (mientras esta está en el Atlántico), en España tenemos mucho calor, ya que dicho embolsamiento de aire frío impulsa una masa de aire cálido procedente de África que eleva los termómetros por encima de los 35ºC en la mayor parte del país. Es por esto, entonces, que muchas de las olas de calor que tenemos acaban con un episodio de tormentas generalizadas, ya que tras tener una masa de aire muy cálido encima, al llegar la DANA, esta va retirando el aire cálido y lo sustituye por una masa de aire más fresco. Este contraste térmico, junto con otros muchos factores, desencadenan actividad tormentosa.

imagen de satélite

Dependiendo de donde se sitúe la DANA, las tormentas afectarán más a unas zonas que a otras. Por ejemplo, en el caso que se expone para esta ocasión, tenemos una DANA al oeste Peninsular y muchas tormentas por toda la península, Portugal, Galicia, el Cantábrico, Valencia, como veis, con mucha actividad tormentosa. Es en estos casos donde en la comunidad Gallega solemos tener más tormentas, ya que con el paso de vaguadas como las que hemos visto en lineas superiores, a nosotros nos suelen dejar algunas nubes con lloviznas, mientras que en el NE de la Península tienen tormentas organizadas.

Presencia de algo de aire frío en altura, sin ser una situación muy marcada.

Modelo ecmwf

Para explicar esta situación, vayámonos al caso del 11 de Julio de 2013. Tras una intensa ola de calor, llegó, desde el Este, aire frío en altura haciendo un movimiento retrógrado (es decir, de Este a Oeste, cuando lo normal es al revés). Este aire frío junto con el calor acumulado de días atrás, provocó que se formasen tormentas en bastantes zonas del país. Sin ser generalizadas y organizadas, alguna de ellas alcanzó niveles de severidad. Fijaos en la imagen de satélite de aquella tarde de Verano:

Imagen de satélite

 Las tormentas, aunque bastante dispersas, fueron muy intensas en algunas zonas. Mirad la que está en el interior de Pontevedra, no es muy común ver tal tipo de tormenta en esa zona, y, sin embargo, el contraste entre el calor acumulado y el aire frío en altura, provocó que se desarrollasen grandes nubes de tormenta.

Una tranquila y cálida tarde de Verano, se puede convertir en todo lo contrario en cuestión de minutos. Las tormentas descargan con mucha fuerza durante un tiempo (generalmente no son muy duraderas, aunque depende de que tipo de tormenta sea), se acumula gran cantidad de agua en unos minutos, y la temperatura puede llegar a descender unos 15ºC con el paso de la tormenta.

Así pues, para los amantes de la meteorología en general, esperemos que los próximos meses tengamos tormentas repartidas por toda la península porque, además del disfrute, la tierra necesita mucha agua.

 



¿Te gusta lo que ves?

Close

!Ayúdanos a difundir nuestro trabajo!